Música con actitud

Música con actitud

Image

Alguien podría preguntarse: ¿qué fue lo que hizo este concierto distinto de tantos otros?, ¿dónde está la novedad?

Diego Arregui, LC / Buenas Noticias

Ya entrada la noche, salían del concierto con la música resonando aún en los oídos, pero el corazón bailando de alegría. Alguien podría preguntarse: ¿qué fue lo que hizo este concierto distinto de tantos otros?, ¿dónde está la novedad? No fue ni el escenario, ni las luces, ni los instrumentos, ni los globos; ni siquiera los fuegos artificiales. Lo que hizo que el ambiente fuera todo un éxito fue, precisamente, la música. No fue sólo el ritmo o la perfección técnica, sino la letra, el mensaje. La diferencia estuvo en que éste era un concurso que premiaba los valores.

Al ritmo de la batería, con guitarras y micrófonos, los miembros de M2C buscan cambiar el ritmo de vida de muchos corazones. La música es un excelente medio para transmitir valores e incluso para evangelizar. Así lo creen los jóvenes de Music to Change (Música para cambiar). Por eso organizaron, el pasado 4 de mayo, el primer concurso intercolegial de bandas musicales Music to Change. El evento tuvo lugar en el Instituto Cumbres Bosques de la ciudad de México.

No fue fácil escribir esta partitura. Y no me refiero a los detalles prácticos: conseguir el lugar, los instrumentos, el escenario, luz y sonido… esas notas se fueron escribiendo solas. Más difícil fue corregir el ruido vacío de muchas personas que no creían tan firmemente: “No se puede.” “Nadie va a ir.” “Nunca lo conseguirán.”

La clave del pentagrama fue la convicción y la tenacidad. Ellos estaban convencidos. Siguieron tocando con gran fuerza de voluntad. Y el concurso fue todo un éxito. Participaron trece bandas musicales, asistieron más de 1,500 jóvenes, estuvieron presentes cantantes famosos y personalidades del mundo de la música y la televisión, y el evento fue cubierto por varios medios de comunicación.

“Unidos por la música” fue el lema del concurso. Entre aplausos y gritos, los participantes se dieron cuenta de cuánto se puede hacer a través de este lenguaje universal. Los corazones quedaron llenos de una melodía nueva, que además era muy pegajosa. No podían olvidarla, tenían que darla a los demás.

Así, M2C, junto con Juventud Misionera, ha organizado también las misiones musicales. Con la música pretendían llevar su mensaje a tantas personas que viven en el silencio de la ignorancia y la falta de Dios. Durante la Semana Santa llevaron alimentos para calmar sus necesidades temporales. Pero sobre todo llevaron sus guitarras eléctricas para entrar a sus corazones. Los jóvenes comprobaron que la música, cuando tiene un buen ritmo, es muy contagiosa. Y mientras la música se te queda en la cabeza, el mensaje se te queda en el corazón.

Las bandas de M2C, como tantos otros jóvenes, tocan contra corriente. Trata de hacer oír su música llena de mensaje en un mundo donde abunda el ruido. Music to Change ha demostrado que con una batería, una guitarra y una buena voz, se pueden transmitir muchos valores. Nos enseñan a transmitir la buena nueva a través de una buena música.



Comentarios cerrados.