Obama, el “matrimonio” homosexual y los “católicos de cafetería”

Obama, el “matrimonio” homosexual y los “católicos de cafetería”

Recientemente, el 9 de mayo del 2012, el Presidente Barack Obama declaró que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse [1]. Anteriormente, el Vicepresidente Joseph Biden había afirmado esencialmente lo mismo [2]. Nancy Pelosi, Portavoz de la Minoría en la Cámara de Representantes del Congreso, también se adhirió a esta postura [3]. Y el Secretario de Educación, Arne Duncan, respondió afirmativamente a la pregunta de un periodista de si él creía que las parejas del mismo sexo tenían el derecho a casarse [4].

La primera característica perturbadora de estas delirantes declaraciones es que provienen de cuatro personas investidas de un enorme poder político y que ejercen una omnipresente influencia cultural. Se trata nada más y nada menos que del presidente y el vicepresidente del país más poderoso de la tierra, de la líder en el Congreso de uno de los dos partidos políticos más influyentes del país, y del primer responsable, por parte del gobierno, de la educación de niños, adolescentes y jóvenes de la nación.

El segundo aspecto preocupante es que estos cuatro individuos no tienen la menor idea de lo que significa el verdadero matrimonio ni la familia que se funda en él, ni mucho menos de lo que significa ser persona humana. La ignorancia y la superficialidad intelectual de estos cuatro líderes políticos son simplemente bochornosas.

La más elemental antropología personalista nos enseña que la persona humana es una unidad sustancial, no accidental, de cuerpo y alma. De ello se sigue que el cuerpo expresa a la persona en su mismo ser. Ello a su vez implica que si en la naturaleza física solamente encontramos seres humanos masculinos y femeninos, entonces la conclusión es irrefutable: solamente puede haber hombres y mujeres, no homosexuales ni lesbianas. La persona homosexual (o lésbica) como tal no existe. Lo que existe son algunas personas, hombres o mujeres, que tienen inclinaciones sexuales hacia personas del mismo sexo, pero el sentir no es lo mismo que el ser. Estas personas ciertamente necesitan nuestro respeto y amor cristianos. Pero no que se les reconozcan falsos “derechos” basados en una conducta gravemente ilícita. La actividad homosexual no es fuente de derechos, la persona humana, hombre o mujer, sí lo es.

Por otro lado, no hay ni un solo estudio científico que demuestre que la homosexualidad sea inherente al ser humano desde su concepción o nacimiento – ni uno solo. De hecho, a nivel cromosómico es imposible, pues una vez que ocurre la concepción, el nuevo ser humano o es masculino (XY) o femenino (XX). No hay otra opción.

Alguien podría acusarnos de biologismo. Es decir, de reducir nuestras consideraciones antropológicas a la biología humana. Pero esa acusación es falsa. Simplemente estamos reconociendo el dato biológico, sustrato necesario del resto de la constitución de la persona humana, dotada de un alma espiritual con una estructura psíquica (en íntima relación con su corporeidad) y con una inherente capacidad intelectual. Es irónico que los mismos que nos acusan de biologismo, luego den la media vuelta y nieguen la existencia del alma espiritual.

El colmo de la desfachatez lo cometieron Obama y Pelosi al intentar fundar sus disparatadas declaraciones en la religión cristiana. El primero dijo que su nueva convicción a favor del “matrimonio” homosexual ¡se basaba en la enseñanza de Jesús! Es cierto que Jesús nunca abordó explícitamente el tema del comportamiento homosexual, pero no le hacía falta, en la comunidad hebrea de aquel entonces ese problema prácticamente no existía. Sin embargo, al comienzo de la historia narrada en el  Antiguo Testamento, y debido a la incipiente instalación del pueblo de Israel en medio de comunidades paganas, las relaciones homosexuales fueron condenadas enérgicamente (cf. Lev 18:22 y 20:13). Y Jesús, como dijo Él mismo, no vino a “abolir la ley y los profetas, sino a darles su verdadero cumplimiento” (Mt 5:17). Jesús también condenó todo tipo de deseo sexual desordenado (cf. Mt 15:19). Y reiteró el concepto del auténtico matrimonio entre un hombre y una mujer remontándose a los orígenes del mismo, como parte fundamental de la creación de Dios (cf. Mt 19:3-6; Gén 1:26-28; 2:24).

Finalmente, San Pablo, el Apóstol de los Gentiles, a quien el propio Cristo Resucitado se le apareció en el camino a Damasco y le ordenó predicar Su doctrina en Su Nombre (cf. 1 Co 15:8; Gál 1:1, 11) al enfrentar el mundo pagano de su época no vaciló en condenar las relaciones homosexuales como uno de los principales pecados (cf. Rom 1:26-27). Algunos insensatos e ignorantes tienen la osadía de decir que pasajes como éste son “marginales” en la Biblia, como si la Palabra de Dios se limitara a los Evangelios y éstos interpretados como a Obama, a Pelosi y compañía les dé la gana.

Por su parte, Pelosi tuvo la escandalosa insolencia de decir que su religión “católica” la compelía a apoyar el “matrimonio” entre personas del mismo sexo [3]. Pero ello es diametralmente opuesto a lo que enseña la Iglesia (cf. Catecismo de la Iglesia Católica, nos. 2357-2359). Biden, al igual que Pelosi, es un “católico de cafetería” que elige qué creer y qué no de la doctrina de la Iglesia.

La promoción del “matrimonio” homosexual no solamente es un ataque frontal a la moralidad en general, al verdadero matrimonio y a la familia, sino también a los niños y las niñas, nacidos y por nacer. Es evidente que los que abogan por este falso matrimonio no se van a contentar con ello, sino que también van a querer adoptar a menores de edad. Y como si ello de por sí no fuese ya un gravísimo problema, hay algo aún peor. Todos sabemos que por culpa del aborto, la anticoncepción y la esterilización, escasean los niños para adoptar. Ante esta situación, los “matrimonios” del mismo sexo van a querer producir niños o niñas en el laboratorio por medio de la fecundación in vitro y otras inmorales técnicas que causan la muerte de incontables embriones humanos. Además de todo ello, la promoción del “matrimonio” homosexual por parte del propio Presidente y de sus más allegados colaboradores, agravará más aún la ya inmoral “educación” sexual en las escuelas públicas del país, acentuando el adoctrinamiento a favor del homosexualismo – además de la fornicación, la anticoncepción y el aborto – a niños y adolescentes por encima de la autoridad de sus padres o a espaldas a ellos.

La irresponsabilidad de estos cuatro políticos al emitir sus aberrantes declaraciones es tan grande, que sólo su propia ceguera es aún mayor. Ahora más que nunca debemos orar por ellos, no sólo para que se arrepientan y se conviertan, sino para que no hundan más a esta gran nación en el caos de la inmoralidad y de la “cultura” de la muerte.

 

Notas:

[1]. Ben Johnson, “Obama endorses gay ‘marriage’: says support based on Jesus, Golden Rule,” LifeSiteNews.com, 9 de mayo, 2012, http://www.lifesitenews.com/news/obama-says-his-support-for-same-sex-marriage-based-on-the-golden-rule?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=a63deb551b-LifeSiteNews_com_US_Headlines_05_08_2012&utm_medium=email.

[2]. Ben Johson, Joe Biden: “‘Will & Grace’ the turning point in debate over gay ‘marriage,’ rights,” LifeSiteNews.com, 7 de mayo, 2012, http://www.lifesitenews.com/news/tv-critic-joe-biden-is-absolutely-correct-tv-changes-our-values-about-marri?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=820d956cac-LifeSiteNews_com_US_Headlines_05_05_2012&utm_medium=email.

[3]. Katheleen Gilbert, “Catholic Pelosi: ‘My religion compels me’ to support same-sex ‘marriage’,” LifeSiteNews.com, 11 de mayo, 2012, http://www.lifesitenews.com/news/catholic-pelosi-my-religion-compels-me-to-support-same-sex-marriage?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=5dedf73f2e-LifeSiteNews_com_US_Headlines_05_08_2012&utm_medium=email.

[4]. Ben Johnson, “Obama’s Secretary of Education endorses same-sex ‘marriage’,” LifeSiteNews.com, 7 de mayo, 2012, http://www.lifesitenews.com/news/breaking-obamas-secretary-of-education-endorses-same-sex-marriage?utm_source=LifeSiteNews.com+Daily+Newsletter&utm_campaign=820d956cac-LifeSiteNews_com_US_Headlines_05_05_2012&utm_medium=email.

 

 Por Adolfo J. Castañeda, MA, STL / www.vidahumana.org



2 respuestasa “Obama, el “matrimonio” homosexual y los “católicos de cafetería””

  1. María José dice:

    Obama es un sirviente de los masones y poderosos en política y economía que llevan el mundo hacia un Nuevo Orden Mundial, donde los principios de la Santa Iglesia quedan demolidos y en su remplazo se debe acatar una nueva ética impuesta por los antes mencionados.
    La ética católica, la Iglesia Católica son unos estorbos que hay que destruir y quitar del camino, para poder hacer cualquier cosa que se les ocurra. Porque sin Dios, cualquier cosa puede hacerse, como decía Tolstoi.

  2. Lupita dice:

    El pueblo será de acuerdo a los gobernantes que tengamos!! asi que ojo en estos tiempos de elecciones, sepamos escogerlos pero inspirados por el Espíritu de Dios, para que sea el que Dios quiere, y en tu discernimiento observando a quien pudieras elegir, que sean personas que vayan de acuerdo a las leyes de Dios. no nos quejemos si no actuamos…Dios los bendiga y la Virgen nos protejan siempre!!