¿Será que no quiero a mi novia por pensar en tener sexo con ella?

¿Será que no quiero a mi novia por pensar en tener sexo con ella?

Pues hace un mes ando con mi chica, es genial, atenta, cursi, detallista, todo lo k pudiera pedir, y al paso de este mes, nos la hemos pasado genial, siempre k hablamos x msn, nunca nos aburrimos y siempre nos reímos (tenemos 22 años los 2), igual pasa x celular, y en persona mas, andamos siempre muy pegados y felices. 

Lo malo, es k hace como una semana, estoy pensado en ella (estar con ella mas íntimamente), pero no se lo digo, x respeto, x hay veces k me dice k no le interesa eso, y esta bien, yo jamás se lo he insinuado si lo hiciéramos, o k lo hagamos, etc. Pero también, desde ese tiempo, como k cada vez k nos vemos, nos besamos los cuellos…la quiero demasiado, y no quiero herirla. ¿Cómo bajarme esas ganas?… O es k no la querré x tener esos pensamientos con ella?

Anónimo

 

Lo primero que hay que aclarar es que la atracción sexual es buena, fue puesta por Dios en tu corazón y en tu cuerpo como un llamado al amor. Es algo normal y sano. No hay nada pecaminoso en estar sexualmente atraído hacia alguien.

No te sientas culpable porque no es lo mismo que la lujuria. La lujuria es un acto consciente de la voluntad de hacer o imaginar actos sexuales ilícitos.  Sólo porque tienes fuertes deseos no significa que seas impuro.  La lujuria trata a la persona como un objeto para ser usada para tu placer, por eso es algo incompleto, distorsiona el amor y eso nunca satisfacerá.

¿Qué hacer para tener una relación de amor puro? Lo primero es dejar de lado esa visión puritana de que el sexo es malo y sucio. Nada como las relaciones sexuales entre los esposos pueden expresar un amor total y profundo. Cuando dos esposos se aman y tienen relaciones sexuales son un profundo reflejo del amor que Dios tiene por el hombre. Sólo entendiendo esto podremos ser capaces de vivir una relación pura. Hemos sido creados para el amor, y tú lo ves ahora, ese deseo que tienes de amar profundamente a esta chica es el llamado de Dios a que ames en cuerpo y alma a una mujer dando tu vida por ella. Las relaciones sexuales están hechas para expresar con tu cuerpo una promesa de eternidad, para decirle a esa persona “me entrego completamente a ti, no hay nada mío que no te de” y esto solo puede ser verdad en una relación permanente, monógama y total, es decir, el matrimonio. Solo ahí nuestros cuerpos pueden hablar con la verdad.

¿Pero cuál es el límite para mantener tu relación pura? La pureza no se trata de un montón de reglas o límites, pero es cierto, necesitamos un poco de claridad al respecto. El límite que yo propongo es este, el placer sexual pertenece al matrimonio. Todo aquello que te incite placer sexual debe ser reservado para tu matrimonio, eso creará un gran lazo entre esposos. Sesiones de besos pasionales no creo que pertenezcan a una relación pura, porque te hacen llegar cada vez más y más lejos en la excitación sexual.  Así es como fuimos creados, una vez iniciada la pasión sexual no estaremos satisfechos  con solo un poquito hasta que se libere la energía.  Es como si te doy un encendedor y hay un tanque lleno de gasolina, y te digo “solo prende los primeros 5 litros, sólo eso, ¿entiendes?” Tu dices ok! te acercas y ¡PUM!  Es lo mismo con la excitación sexual, una vez que has prendido la flama, la fuerza del fuego no parará hasta que esté todo consumado.

Seamos honestos. Mientras más pienses en estar íntimamente con ella más tentaciones vendrán, pero la solución no es esa visión de “no pensar en eso”. Es como si te digo “no pienses en un elefante rosa, ok? No pienses en un elefante rosa, no pienses en un elefante rosa, ¿Qué estás pensando? elefante rosa, elefante rosa, elefante rosa… Así funciona. Por eso necesitamos un pensamiento que sea más fuerte, por ejemplo cuando en la mañana te despiertas, tienes el deseo de quedarte dormido un par de horas más (mínimo) pero el tener que ir a la escuela o a trabajar te hace levantarte. Así mismo necesitamos un pensamiento más fuerte, como es el amor para vencer la tentación.  Pensamientos impuros son fáciles de venir, así que se paciente. Pureza de corazón no significa que nunca serás tentado y que dejarás de sentirte atraído sexualmente. Para ser puro se requiere la firme voluntad de amar.

Cuando vengan esos pensamientos, no luches contra ellos, esa energía conviértela en una oración: por tu novia, por su relación. Ofrécela por amor a Dios y pídele que te enseñe a amar a esa mujer como estás llamado a hacerlo. Puedes rezar un padrenuestro y un avemaría. Además puedes hacer sacrificios por amor, niégate algún alimento que te guste o sacrifica una hora de face y ofrécelo a Dios por la pureza en tu relación. Todo esto te hará crecer en tu capacidad de amar.

Cuando veas a tu novia atractiva y hermosa dale gracias a Dios. Lujuria y verdadera gratitud no pueden coexistir. Usa el salmo 84: “Que hermosas son tus moradas, oh mi Señor”. Cada mujer es el templo de Dios y su belleza es el reflejo de su amor. Permite que su belleza te recuerde la infinita belleza que te aguarda en el paraíso.

Todo lo que te pide Dios es que seas fiel a Él como se te revele en el momento presente. Tanto como tengas control sobre tu mente, tendrás control sobre ti mismo.

Como te digo no se trata de hacer una lista de lo que no puedes hacer, se trata de lo que sí puedes tener ahora con una relación pura, un amor fuerte y profundo, libertad, paz, respeto, alegría y romance sin arrepentimientos ni dramas.  Se trata de querer lo mejor para esa persona desde ahora. Esto es en esencia el amor.

Y recuerda  no estás solo en esta batalla, Dios está de tu lado, él quiere que tengas ese amor profundo.  Déjale a Él acompañarte en esta batalla.



Una respuestaa “¿Será que no quiero a mi novia por pensar en tener sexo con ella?”

  1. Ana dice:

    muchas gracias por este artículo, me da gusto que un Sacerdote tan culto y actual se acerque a los jovenes como usted.
    agradezco la aclaración en cuanto si quiere decir que quiere a su novia o no, en este caso. porque a mi, una vez un Padre me dijo que mi novio no me quería por la misma razón que este niño..
    gracias.