Cuaresma vivida en familia

Cuaresma vivida en familia

La familia ha sido definida como “Iglesia doméstica”, o sea Iglesia en casa. Con frecuencia la fe es vivida por nosotros en resonancia de la atmósfera familiar. La familia favorece o dificulta la práctica de la fe. Invito a que contrarrestemos lo segundo con lo primero. O sea que la familia no dificulte sino que favorezca el ejercicio de la fe. De hecho la fe se transmite, se educa y se arraiga cuando la familia cultiva su relación sin descuidar la relación de todos con Dios. Esto a base de muchos momentos ordinarios y extraordinarios de la vida familiar.

Todo tiempo es oportuno para que la familia eduque en la fe. Y no sólo educan los papás a los hijos, sino que los hijos, incluso los pequeños, pueden también educar a los adultos.

La Cuaresma es un tiempo formidable para revisar su relación familiar desde Dios y para con Dios. Las obras de penitencia son para fomentar la relación con Dios y con los demás de casa y fuera de casa.

Dios es el Padre Bueno que nos ha dado a su Hijo, Quien, dejándose conducir por el Espíritu Santo, ha muerto en la cruz para darnos vida. Cristo, en concreto, es nuestro Camino para ir al Padre, con la ayuda del Espíritu Santo.

Las obras de penitencia nos unen más a la cruz de Cristo. ¡Y atención! Cada obra de penitencia tiene un aspecto que implica muerte, pero también otro que implica vida, resurrección: la penitencia en cuanto renuncia, sacrificio, nos hace morir a nuestros defectos, egoísmos, pecados; pero también la penitencia nos hace crecer en virtudes concretas, que son manifestaciones de resurrección, de nueva vida.

En familia podemos dialogar esos aspectos de muerte al egoísmo y de vida nueva por las virtudes. Los adultos, que educamos a los pequeños, también somos educados por los pequeños con sus respuestas tan espontáneas, centradas e iluminadoras.

Y brotará el fruto por excelencia: que mejorando nuestra relación con Dios, mejoramos nuestra relación con los demás, en casa y más allá de la casa.

A 27 de marzo de 2014

+ Rodrigo Aguilar Martínez
Obispo de Tehuacán



Comentarios cerrados.