Decálogo del Papa Francisco para la inclusión social de los pobres

Decálogo del Papa Francisco para la inclusión social de los pobres

En la exhortación apostólica “El Gozo del Evangelio”, el Papa Francisco establece una serie de principios para permitir “la inclusión social de los pobres” (Nos. 186-192), de modo que se integren plenamente a la sociedad y participen por igual de los bienes de la creación. Los resumimos en diez puntos para facilitar su conocimiento y su posible cumplimiento.

1°. “De nuestra fe en Cristo hecho pobre, y siempre cercano a los pobres y excluidos, brota la preocupación por el desarrollo integral de los más abandonados de la sociedad”.

2°. “Cada cristiano y cada comunidad están llamados a ser instrumentos de Dios para la liberación y promoción de los pobres, de manera que puedan integrarse plenamente a la sociedad; esto supone que seamos dóciles y atentos para escuchar el clamor del pobre para socorrerlo”.

3°. “La Iglesia ha reconocido que la exigencia de escuchar este clamor brota de la misma obra liberadora de la gracia en cada uno de nosotros, por lo cual no se trata de una obra reservada sólo a algunos”. Por eso la orden de Jesús: “Denles ustedes de comer”(Mc 6,37).

4° La solidaridad, “supone crear una nueva mentalidad que piense en términos de comunidad, de la prioridad de la vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos”.

5°. La solidaridad consiste en reconocer “la función social de la propiedad y el destino universal de los bienes como realidades anteriores a la propiedad privada”. Ésta sólo se justifica si posibilita un servicio mejor al bien común; por tanto, “debe vivirse como la decisión de devolver al pobre lo que le corresponde”.

6°. “Un cambio de estructuras sin generar nuevas convicciones y actitudes dará lugar a que esas mismas estructuras tarde o temprano se vuelvan corruptas, pesadas e ineficaces”.

7°. “Aun los derechos humanos pueden ser utilizados como justificación de una defensa exacerbada de los derechos individuales o de los derechos de los pueblos más ricos”. Debe escucharse el clamor de todos los pueblos empobrecidos.

8°. “Hay que repetir que ‘los más favorecidos deben renunciar a algunos de sus derechos para poner con mayor liberalidad sus bienes al servicio de los demás´ (Pablo VI)”.

9°. “Nos escandaliza el hecho de saber que existe alimento suficiente para todos y que el hambre se debe a la mala distribución de los bienes y de la renta. El problema se agrava con la práctica generalizada del desperdicio”.

10°. “No hablamos sólo de asegurar a todos la comida, o un decoroso sustento, sino de que tengan ´prosperidad sin exceptuar bien alguno’ (Juan XXIII)”. “El salario justo permite el acceso adecuado a los demás bienes que están destinados al uso común”.

+ Mario De Gasperín Gasperín



Comentarios cerrados.