¿Tan malos fueron Juan Pablo II y Benedicto XVI?

¿Tan malos fueron Juan Pablo II y Benedicto XVI?

Cuando tuve la oportunidad de leer el artículo del padre Jorge Gonzales Guadalix ¿Tan malos fueron Juan Pablo II y Benedicto XVI? me gustó mucho este título pues encajaba muy bien con la situación que se estaba dando, recién la elección del Papa Francisco pues cuando se escribe el artículo solo habían transcurrió cuatro meses del pontificado de Francisco, yo a un año después de leer diversidad de artículos de revista, periódicos, páginas de internet veo que la perspectiva respecto al papa emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco no cambia es por esto que retomo el título.

El pasado 13 de marzo cumplió un año de pontificado el Papa Francisco, este sea reconocido por sus singulares gestos de sencillez y las decisiones fuertes que ha tomado respecto al interior del Vaticano y los diferentes llamamientos que ha dirigido tanto al clero como a todos nosotros los católicos para ofrecer juntos un mejor servicio e imagen de la iglesia. Sin duda que los diversos gestos que ha tenido el Papa Francisco han acaparado la atención de todo el mundo, incluso de los no católicos.

A finales del año pasado la revista TIME en Diciembre de 2013 saco en su portada al Papa Francisco declarándolo la persona del año, este año la revista estadounidense Rolling Stone en el mes de Febrero le dedico la portada junto con un artículo el cual adquiriera diversidad de comentarios y fuera descalificado por el vaticano atravez de su vocero el padre Federico Lombardi quien dijo: “Por desgracia, el artículo mismo se descalifica cayendo en el habitual error de un periodismo superficial, que para poner en luz aspectos positivos del Papa Francisco piensa que se debe describir en modo negativo el pontificado del Papa Benedicto XVI, y lo hace con una aspereza sorprendente”, luego de escuchar los diferentes comentarios me nació el interés por conocer el contenido de dicho artículo, la misma revista Rolling Stone pero en su versión mexicana para el pasado mes de marzo en su número 130 retomo la portada y articulo que bueno de esa manera podemos conocer la opinión que se tiene de la iglesia y de su representante el papa.

Tengo que confesar que como católico desde el momento que fue elegido el papa francisco me llamo la atención las inmediatas descalificaciones hacia el entonces papa Benedicto XVI luego de que este anunciara su renuncia al ministerio petrino, conforme ha ido pasando el tiempo me he ido sorprendiendo más pues “los medios de comunicación … han alabado las innegables bondades que ya se perciben en el papa francisco, pero presentándolas de tal manera que tildan el pontificado de Benedicto XVI y de paso el pontificado de Juan Pablo II y de los anteriores pontífices, como terribles e indeseables. (El observador de la actualidad, Domingo 9 de febrero de 2014, P.6)”.

El autor hace resaltar aspectos negativos del pontificado de Benedicto XVI calificándolo su pontificado de desastroso, criticándole su postura con los homosexuales, con el aborto, el rechazo a la ordenación de mujeres dice que le falto aplicar ampliamente su inteligencia con los incidentes de Banco Vaticano y el robo de montones de cartas del Papa por su mayordomo, califica de malditos a una serie de papas, aunque dice Benedicto XVI no ha hecho méritos para estar en esta lista : Una vez leyendo el artículo he podido comprobar y compartir la opinión del vaticano, pues la forma grosera que utiliza el autor para describir episodios del papado en siglos pasados, de los pontificados de Juan Pablo II y Benedicto XVI son verdaderas faltas de respeto no solo para la persona del papa sino también para los católicos, es verdad que no podemos negar los escándalos que en los últimos años han golpeado a la iglesia, pero de plano dedicar la mayor parte del artículo para resaltar los aspectos negativos es demeritar los esfuerzos hechos por Juan Pablo II y Benedicto XVI para afrontar los problemas de abusos a menores, el caso del banco vaticano.

Habría que recordarle a Mark Binelli autor del artículo que en el año 2000 el papa Juan Pablo II con ayuda del entonces cardenal Joseph Ratzinger emprendieron la purificación de la memoria de la iglesia pidiendo perdón por los errores cometidos en el pasado, como la Santa Inquisición, La evangelización Forzada, restituyeron a Galileo Galilei luego de que fuera condenado. Benedicto XVI afronto con valentía, los escándalos de sacerdotes pederastas, pidiendo perdón y disculpas, organizo encuentros con las víctimas para orar y llorar con ellas. Ordeno la destitución del sacerdocio a quién se hallaran culpable de abusos a menores, pero parece que nada de esto tiene mérito.

Me viene a la mente la anécdota, del señor, la señora, el niño y el burro iban todos montados en el burro pasaron por un pueblo la gente decía pobre animal no tiene consideración, se bajaron los señores dejaron al niño en el burro continuaron al pasar el siguiente pueblo la gente decía ese chamaco pudiendo ir caminando pobres señores, bajaron al niño se montaron los señores al pasar el siguiente pueblo la gente decía ese pobre niño caminando pudiendo ir todos montados en el burro. Y así pasa a la gente nunca se le da gusto.

La revista mexicana CENTRAL en su edición de marzo numero 23 también le otorgo la portada junto con un artículo aunque no tan superficial pero no baja la guardia, el artículo se centra en resaltar los gestos que hasta ahora el Papa Francisco atenido, como llamarles por teléfono a las personas que le han dejado su número de teléfono, las reformas al código Penal del Vaticano. Lo que de este artículo me llama la atención es la comparación que hacen entre el papa Francisco y Benedicto XVI en cuanto a el apartamento, los zapatos, el anillo que cada cual decidió utilizar, en el artículo se puede leer: “Francisco prefiere sus zapatos negros y sin adorno, Benedicto se destacó por usar zapatos rojos se decía que tenía varios pares de prenda. Francisco lleva un reloj Casio MQ-24, un modelo modesto. Benedicto usaba dos relojes de la marca alemán Junghans, uno de cuarzo en titanio y otro mecánico de alta gama, regalo de su amigo, el diputado del partido político alemán CDU, Volker Kauder” (Pag.58 ). Caray cuanto detalle, en una ocasión durante el pontificado de Benedicto XVI escuche en el noticiero de Carlos Loret de mola que el Papa era una de las personas de las cuales no se sabía que pasta de dientes utilizaba, que afeitador, la marca de su loción ahora resulta que se sabe todo como le hacen para saber la información o quien va con el chisme. Al final de cuenta se respeta la opinión de cada quien, pues así como se recibe el aplauso también se recibe la crítica.

Lo que no me parece correcto es destacar las cualidades del Papa Francisco “a costa de ir dejando porquería en sus antecesores, como si Juan Pablo II… no hubiera sido alguien de Dios que supo dar su vida por la iglesia. Como si Benedicto XVI no hubiera sido el hombre de la sencillez, de la paz interior, por encima del color de sus zapatos o la ubicación de su dormitorio” (Ibidem).

Todos los católicos y no católicos debemos de tener bien claro que todos los papas han hecho grandes contribuciones a la iglesia, por encima de sus aciertos y desaciertos. De manera especial podríamos decir que a partir del papa León XIII hasta el actual papa Francisco han tenido una influencia mayor en la vida del mundo.

Ahora debemos de retomar todos como católicos la parte que nos corresponde hacer, el papa, cardenales, obispos, sacerdotes y laicos, no queramos que los tiempos cambien y todo lo haga el papa pues la iglesia la conformamos sacerdotes y pueblo para juntos cooperar a la misión de la iglesia.



Comentarios cerrados.