¿Que quién mal aconsejó al Papa…?

¿Que quién mal aconsejó al Papa…?

Es de lamentar que el editorial del periódico “Desde la fe”, de fecha 6 de marzo, titulado “Un episcopado a la altura” concluya con la pregunta: “¿Quién mal aconsejó al Papa?”. Y pues termina en pregunta, debe provocar una respuesta en sus lectores… pero se trata de una pregunta inducida, pues primero presupone que alguien informó mal al papa Francisco y luego asume que el Santo Padre recibió y se creyó todo cuanto se le “aconsejó” para mal.

Este editorial es una piedra que se arroja para ver a quién le cae, una forma imprecisa de informar, además de irresponsable, pues si la Dirección de Comunicación de la Arquidiócesis de México -de la que depende el Semanario “Desde la fe”-  tuviese algún reclamo o resentimiento, en el recto aprovechamiento de su privilegio de informar, debe mencionar el nombre de quien “mal aconsejó al Papa” para dar fin a estos rumores que en nada benefician y en mucho inquietan al Pueblo fiel.

El escrito comienza por afirmar que en “el encuentro con los obispos mexicanos el pasado 13 de febrero, el Santo Padre Francisco anotó aspectos urgentes que nuestros pastores deben observar”, luego sostiene que “analizando el mensaje que Su Santidad pronunció en la Catedral de México, podemos ver cómo el Papa advierte de los riesgos que afrontan los obispos de nuestro país”, después no logra ocultar los celos hacia el equipo coordinador del viaje apostólico afirmando que “existe la mano de la discordia que intentó poner los acentos negativos, parcializando la visión de Iglesia y tratando de influir en el discurso Pontificio para conseguir un efecto contrario en el público, al subrayar desafíos y tentaciones como males del episcopado”, y finalmente lanza un dardo envenenado de rencor: “¿O será que las palabras improvisadas del Santo Padre responderían a un mal consejo de alguien cercano a él? ¿Quién mal aconsejó al Papa?”.

Estas dos preguntas con las que concluye el editorial llevan en sí mucho de maldad en tanto que descalifican a uno o a varios colaboradores del papa Francisco en su viaje apostólico a México. El editorial hace suponer que alguien cercano a él le mal aconseja y que el Santo Padre, inocente y pueril, se deja mal aconsejar al punto de arrasar a todos los obispos de México y a los tres cardenales mexicanos que estuvieron reunidos con él en el encuentro sostenido en la catedral de México para soltarles un mensaje que le inspiró “alguien” que le “mal aconsejó”.

Para encontrar las respuesta a ambas preguntas del editorial, no es necesario buscar mucho, pues el mismo periódico “Desde la fe”, en un editorial anterior, publicado el 31 de enero con el título “Queremos paz”, informa que “los Obispos de México mantuvieron informado al Papa Francisco del oscuro panorama”. O allí está la respuesta, o el periódico se contradice…

Este editorial, cargado de una emotividad que pretende descalificar a cercanos colaboradores del Papa, ya se veía venir desde que en otro editorial anterior, publicado el 21 de febrero con el título “Gracias Santo Padre”, acusaba -también arrojando una piedra al vacío- que “hubo contrastes que intentaron deslucir esta visita. Los errores logísticos y la desorganización tensionaron aspectos, incitando más el protagonismo de responsables, devaluando la eficiencia, demeritando el toque de impecabilidad en el proceso organizativo, pocas manos concentraron demasiadas funciones poniendo en riesgo la efectiva preparación y diligente cuidado que debería haber correspondido a cada una de las diócesis visitadas por el Papa”.

Es de lamentar que un periódico del que se sobreentiende que se desempeña en servicio de la Iglesia, de pronto se convierta, o en niño travieso que arroja piedras al patio del vecino, o en aparador de un periodismo cargado de envidia.

Todo viaje apostólico es coordinado por instancias de la Santa Sede y por la Nunciatura Apostólica establecida en el país al que el Santo Padre viaja. Si no… ¿para qué tiene allí una Nunciatura y a un Nuncio…? Además, los obispos de cada una de las diócesis visitadas colaboran de manera efectiva y cercana con la Nunciatura. Tal fue el caso de Ecatepec, Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Morelia y Ciudad Juárez. No así -como se desprende del imprudente editorial- la arquidiócesis primada.

Es de lamentar que este negrito en el arroz se origine en la arquidiócesis de México, pues se publica en una periódico que se desempeña bajo su tutela. Es de lamentar, porque este reclamo periodístico ha provocado en el Pueblo de Dios una sensación de confrontación con la Sede apostólica y empolva el viaje apostólico a México, un viaje tan lleno de gracias celestiales.

verycreer.com



Una respuestaa “¿Que quién mal aconsejó al Papa…?”

  1. Jorge dice:

    Que pena de comentario y sobre todo de donde viene. Justo el editorial hace exactamente lo contrario a lo que pide el Papa, pelearse si es necesario, pero de frente, y al final llegar a conclusiones y orarlo juntos.
    Ojalá de estos comentarios desafortunados y todo lo que hay detrás, salga fortalecida la Iglesia de México por gracia de Dios.
    Por lo menos ahora ya tenemos por quien pedir con mayor frecuencia, por el Cardenal Rivera y el P. Valdemar…