Una sinfonía al amor

Una sinfonía al amor

Esta exhortación, sumamente esperada, se intitula   “Amoris Laetitia”, por sus primeras palabras en Latín. Este viernes 8 de abril ha sido publicada.  Quizá las palabras clave, además del título, que campean en sus nueve capítulos de 270 páginas, sean “discernimiento”, “comprensión”, “integración” y “misericordia”, para la familia,  proyecto bellísimo  de Dios; implica  su amor para sumar cada familia, a su propia Familia divina y tripersonal . Este documento es como una sinfonía al amor. Toma en consideración el amor afectivo, su dimensión erótica y oblativa, es decir de donación.

En este documento, el Papa Francisco abre las puertas de su corazón y de toda la Iglesia a todos. En tiempos del eclipse de Dios y de la familia, el nos ofrece como  luz esperanzadora , la verdad, la bondad y la belleza de la vida familiar, para que nadie se sienta solo. La familia ha de ser fuente de gozo y de alegría. Leer pausadamente y con lápiz en mano para subrayar y profundizar en su contenido expuesto en lenguaje sencillo y  coloquial, en tono paternal, como el Padre que habla a sus hijos.

En el capítulo primero se acude a la Biblia poblada de familias, de generaciones, de historias de amor y de crisis familiares. ¿Puede ser de otro modo? La familia es un “trabajo artesanal”, de empeño, de esfuerzo y de mucho amor.

  • Ante los divorciados vueltos a casar no hay recetas generales; sería una falta de respeto a las diversas causas complejas y dolorosas de personas que sufren la experiencia de la pareja rota. Pueden entrar en diálogo con su párroco o con su obispo para recibir con toda comprensión, la orientación adecuada, en conciencia, caso por caso. Atender a la familia en tiempos difíciles con la gran apertura del corazón ante las fragilidades.

El Papa en el capítulo octavo, habla de la lógica de misericordia pastoral, evitando los juicios que ignoran la complejidad de las diversas situaciones. Como cada persona debe de participar en la comunidad inmerecida, incondicional y gratuita. Se debe de escuchar a la persona que se siente herida en una búsqueda humilde y sincera de la voluntad de Dios.

  • Ciertamente la tradición y la doctrina de la Iglesia no cambian; se tiene que presentar la verdad y la caridad del Evangelio, como Jesús: su cercanía con los pecadores.
  • Los homosexuales han de ser tratados con respeto. Condena la discriminación; se tiene que atender a las familias que tienen en sus miembros a alguien con esa tendencia.
  • Confirma el matrimonio indisoluble entre el hombre y la mujer.
  • En relación a las personas no casadas: toma en cuenta a los padres y madres solos, viudas y viudos, hombres y mujeres solteras; todo mundo tiene una historia de familia.
  • En cierta manera, todos hemos probado la alegría de la familia como también hemos conocido personas que han pasado por situaciones dolorosas.
  • Sobre el número de hijos, son los esposos quienes en diálogo y abiertos a la voluntad de Dios, toman su decisión.

En suma, el Papa Francisco quiere misericordia y no juicios, amor por los frágiles y descubrir el poder de la ternura. Nuestra pastoral ha de consolidar los matrimonios y prevenir las rupturas.



Comentarios cerrados.