Ante la iniciativa de ley a favor del matrimonio igualitario -Antecedentes y Responsabilidades-

Ante la iniciativa de ley a favor del matrimonio igualitario -Antecedentes y Responsabilidades-

Es digno de análisis el fenómeno que se da en México desde hace años donde se culpa de todo a Peña Nieto y se le ataca visceralmente, perdiendo sobradamente la objetividad.  Esto está ocurriendo nuevamente ante los acontecimientos altamente preocupantes en torno a la iniciativa del presidente a favor del matrimonio igualitario.  Pero ese no es el tema de esta reflexión.  Aquí, lo que me interesa puntualizar es que, si bien es terrible que nuestro presidente haya presentado esa iniciativa a favor del matrimonio igualitario por las consecuencias que esto conlleva, es importante que entendamos de dónde viene esto y cuál ha sido nuestra responsabilidad en el asunto para podernos enfocar realmente en defender a la familia:

  1. En 1973, por primera vez en la historia, una decisión científica se tomó no en base a estudios o investigaciones, sino por mayoría de votos: la APA, American Psychiatric Association,  en una tormentosa sesión en la que el lobby homosexual culminaba tres años de fortísimas presiones, quitó   a la homosexualidad de su Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, entonces el DSM-III.   A pesar de las presiones, la retirada de la homosexualidad del catálogo de desórdenes mentales se aprobó por una mayoría de tan sólo un 58 por ciento.
  2. La medida fue una victoria para el movimiento gay.   Desde entonces, para la psiquiatría la homosexualidad es algo normal y no hay nada qué hacer.  Se dejó de investigar, de dar terapia y hay una gran campaña para considerar anti-éticos a los pocos terapeutas que atienden a personas con atracción por el mismo sexo no deseada.
  3. Esto fue un gran espaldarazo a que la cultura gay penetrara poco a poco y cada vez más radicalmente en la sociedad…  Esta es una larga historia. Pero ¿qué hicimos ante esto? Por ejemplo, ¿Dejamos de ver series y películas que presentan a las relaciones gay como normales, aunque fuera en personajes secundarios? ¿Escribimos a periódicos y revistas para manifestar nuestra inconformidad por fotos y artículos pro relaciones gay? ¿Fuimos a la escuela a protestar cuando les han enseñado a nuestros hijos que ser homosexual es una simple preferencia o, peor aún, que tienen derecho a probar antes de elegir su preferencia?
  4. Consecuencia lógica de considerar que la homosexualidad es algo natural es la idea de que el género no tiene nada que ver con la naturaleza.  Por tanto, no se debe forzar a los niños a ser hombres o mujeres en base a si tienen órganos sexuales femeninos o masculinos.  Los defensores de la perspectiva de género afirman que se fuerza a las personas a pensar que el mundo está dividido en dos sexos que se atraen sexualmente uno al otro, pero en realidad existen diversas formas de sexualidad -incluyendo homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales y trasvestis- como equivalentes a la heterosexualidad.  La IV Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre la Mujer, realizada en setiembre de 1995 en Pekín, fue el escenario elegido por los promotores de perspectiva de género: “El sentido del término ‘género´ ha evolucionado, diferenciándose de la palabra ‘sexo´ para expresar la realidad de que la situación y los roles de la mujer y del hombre son construcciones sociales sujetas a cambio”.
  5. El siguiente paso ha sido la promoción de la idea de que cualquiera que tenga ideas diferentes a las del lobby gay es homofóbico.  Esto es considerado discriminación contra los homosexuales y poco a poco, en diferentes partes del mundo, se tipifica como delito.  En Europa y en Estados Unidos ya han sido encarcelados líderes religiosos por afirmar que las relaciones homosexuales son contrarias al plan de Dios.  También han sido encarcelados padres de familia por oponerse a que sus hijos reciban en la escuela clases donde se promueve la homosexualidad y la perspectiva de género.
  6. El lobby gay ha tenido conquistas legales, una tras otra, en diferentes partes del mundo. ¿Qué hemos hecho para que esto no ocurriera aquí? ¿Conocemos  a nuestros diputados y senadores? ¿Nos aseguramos de que realmente nos representen? ¿Cuántas personas supuestamente pro familia y pro vida han estado votando por partidos que abiertamente se han manifestado a favor del matrimonio gay? ¿Qué han hecho, por ejemplo, los ciudadanos de la Ciudad de México?
  7. La presión de la ONU y de la OMS ha sido terrible, e incluye el condicionamiento de ayuda para el país si no promovemos la agenda gay y la abortista, que son parte de la llamada salud sexual y reproductiva.  Las organizaciones anti-vida y a favor de la llamada diversidad son financiadas con millones. ¿Qué tanto hemos participado en actividades pro familia y hemos apoyado a las organizaciones involucradas en esto? ¿A cuántas marchas hemos ido? ¿Cuántas charlas o talleres sobre este tema hemos dado? ¿A cuántas hemos asistido? ¿Cuántos donativos hemos hecho a organizaciones pro-familia?
  8. La iniciativa de Peña Nieto es consecuencia de la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.  Si los magistrados interpretan así la constitución habría que modificar ésta para que quede bien claro que el matrimonio es entre hombre y mujer. Esta fue la idea de una organización de la sociedad civil: el Consejo Mexicano de la Familia, quien lanzó una campaña de recolección de firmas para presentar al Congreso una iniciativa de reforma al artículo 4º constitucional.  El mínimo de firmas requeridas es de 112 mil.  Se presentaron más de 240 mil. Esto en un país con un padrón electoral de más de 80 millones de personas. Nos conformamos con el doble del mínimo, cuando podríamos haber manifestado nuestra posición con mucha más fuerza presentando al menos dos millones de firmas.  ¿Firmamos?  ¿Cuántas firmas recabamos
  9. Por otro lado, y ya pensando en nuestra misión como cristianos, ¿Qué hemos hecho para fortalecer a la familia según el plan de Dios, comenzando por la nuestra?  ¿Qué hemos hecho ante el creciente aumento de uniones libres, matrimonios civiles y divorcios?  ¿Cómo nos formamos y formamos a nuestros hijos respecto al verdadero sentido de la sexualidad?  ¿Cómo acogemos y amamos a las personas con atracción por el mismo sexo cercanas a nosotros?  Hay que subrayar, por cierto, que en toda este escenario de luchas socio-políticas del lobby gay, los promotores de la perspectiva de género, los políticos y las organizaciones de la sociedad, los que más pierden, los más abandonados, son precisamente los hombres y mujeres con atracción homosexual que no quieren involucrarse en cuestiones ideológicas, pero que están confundidos, se sienten incomprendidos y con frecuencia sufren por su situación y por las heridas que han recibido desde su infancia.

Nuestra apatía ha sido impresionante.  No se trata de no darle importancia a la responsabilidad de Peña Nieto, pero no lo usemos de chivo expiatorio.  La responsabilidad es de los partidos políticos, de todos, de los políticos en general, de los medios de comunicación, de los ciudadanos, es de todos, es nuestra.



Comentarios cerrados.