Gran Acto de Desagravio y Consagración Nacional

Gran Acto de Desagravio y Consagración Nacional

Después de los sismos de los días 7 y 19 de septiembre, con intensidades de 8.2 y 7.1 grados respectivamente, que afectaron a varias regiones del territorio nacional, brotaron espontáneamente muchísimas muestras de solidaridad hacia quienes resultaron afectados en la pérdida de sus seres queridos, en la salud y en su patrimonio; pero también aparecieron entre la población sentimientos de tristeza, desesperanza, culpa y temor, que hicieron surgir diversas iniciativas con la intención de retomar el camino hacia Dios, y fortalecer la conversión y la purificación de nuestras vidas.

En respuesta, un grupo de laicos comprometidos pusieron en oración ante el Señor la noble intención de unir esfuerzos para concretar las varias iniciativas en un Gran Acto de Oración, Desagravio, Reparación y Consagración Nacional, con la Celebración Eucarística y la Procesión con el Santísimo Sacramento por las calles de México, para el domingo 10 de diciembre en el Estadio Azul de la ciudad de México, con acceso gratuito y capacidad para cuarenta mil personas.

Este solemne Acto iniciará [Domingo 10 de diciembre de 2017] a las 9:00 de la mañana con el rezo del Santo Rosario y continuará con animación, testimonios y cantos. La santa Misa comenzará a las 12:00 horas, tras el rezo del Angelus, y al término, el Santísimo Sacramento, en Custodia monumental, saldrá en procesión por la avenida de los Insurgentes hasta la parroquia del Purisimo Corazón de María, ubicada en avenida Gabriel Mancera, colonia Del Valle, en el área donde varios edificios se colapsaron y donde hubo lamentable pérdida de vidas humanas. Detrás del Santísimo, en la procesión irán las hermandades y cofradías de Penitentes, Encruzados, Flagelantes y Ánimas Descalzas de Taxco, ofreciendo al Señor sacrificios y penitencias en desagravio.

Durante la celebración eucarística, presidida por el cardenal Juan Sandoval Iñiguez y concelebrada por obispos de diversas diócesis del país, se presentará a Dios la petición pública de perdón y el deseo de desagraviarlo por tantos pecados cometidos en el país y en la ciudad, pecados que se ven representados en el creciente número de abortos perpetrados en la ciudad de México en los que han perdido la vida unos 200,000 mexicanos inocentes, en el crimen organizado y en la corrupción. También se hará un acto de Reparación por las ofensas hacia la Virgen María en sus sagradas imágenes y en los cuatro dogmas de fe marianos, y se consagrará la ciudad y la nación al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María.

Las autoridades públicas han sido convocadas para que participen de esta celebración a fin de que vivan el momento junto con la población civil y para que se sepan incluidos en el creciente reclamo de paz, seguridad y estabilidad que anhela este pueblo herido.

Se tendrá cobertura en diversos medios de comunicación y la santa Misa será transmitida por radio y televisión.

Se pedirá perdon al Señor, en justa reciprocidad a su amor, porque “Cristo Jesús, el cual existía en la forma de Dios, no exigió tener la gloria debida a su divinidad, se anonadó tomando la forma del Siervo de Dios y se asemejó a todos los hombres en su condición. Haciéndose hombre, se humilló y se hizo obediente hasta morir en la cruz. Por eso, Dios, de forma admirable a Cristo exaltó y le otorgó un nombre tan alto que a todo excedió, para que así el cosmos entero se centre en Jesús”. [1]

La intención principal de este solemne Acto consiste en pedir perdón a Dios y a la Virgen María, con una auténtica pureza de intención, y consagrar a Jesús las vidas de todos los mexicanos a fin de obtener de Él su ayuda para que cada hogar de esta nación se vuelva a llenar de gozo; para que el afecto sincero, la paciencia, la tolerancia y el respeto mutuo, estén siempre presentes; para que nuestras oraciones incluyan las necesidades de los otros, además de las nuestras; para que volvamos a participar de los santos sacramentos; para que su paz y protección estén siempre con nosotros; para que cuando vengan las dificultades nos conceda consuelo y esperanza; para que bendiga a todos los que aquí habitamos y también a los difuntos; para que seamos cada día mejores cristianos; para que nuestra vida sea un auténtico testimonio de nuestra fe; para que todos volvamos a ser amigos de todos; para que de su Corazón Sagrado aprendamos el amor generoso y sacrificado hacia los demás; y, por supuesto, para que sea derogada de una buena vez y para siempre la ley maldita que permite y promueve el homicidio de mexicanos inocentes dentro del seno materno.

Mayores informes en: www.granactodedesagravio.com.mx

Este Gran Acto de Reparación, Desagravio y Consagración se efectuará:

Fecha: Domingo 10 de diciembre de 2017
Hora: El evento será de las 9:00 am a las 3:00 pm
Lugar: Estadio Azul Grana ubicado en: Calle Indiana 255, Nápoles, 03810 Ciudad de México, CDMX.

Entrada Libre sin costo.

Para poder tener tu pase de entrada entra a Contacto y podrás registrarte y recibir sin costo tu pase electrónico a tu correo electrónico.



[1] Himno Pascual de Alejandro Mejía

verycreer.com



Comentarios cerrados.