Home > Familia > “Amigos con derechos”, derecho a la inestabilidad…

“Amigos con derechos”, derecho a la inestabilidad…

“Amigos con derechos” es un término atractivo que justifica el desinterés, el miedo, la inseguridad, la comodidad, la sensualidad desordenada y la falta de compromiso de quienes no saben ser amigos.

La amistad no es un derecho sino un don personal y, puesto que nadie da lo que no posee, el primer requisito para “ser” amigo consiste en dominarse a uno mismo, es decir; tener la capacidad de renunciar a un bien aparentemente conveniente, para elegir aquel que represente un beneficio superior -aunque implique un esfuerzo mayor-.

La amistad entre un hombre y una mujer puede volcarse fácilmente interesada cuando alguno de los involucrados se enamora de su amigo(a). Si el interés es recíproco, la amistad trascenderá en un provechoso noviazgo. Si el interés no es mutuo pero la amistad es sincera, los amigos optarán por un heroico distanciamiento (desprendimiento transitorio) que posibilite estabilizar el vulnerable estado emocional de quien se encuentra enamorado para continuar su relación sin expectaciones que no puedan ser cubiertas.

Cuando alguno de los involucrados -o ambos- no quieren-querer al otro (exista o no un interés mutuo); el enamorado se verá incapacitado de encausar positivamente sus emociones, y ambos o alguno de ellos, se beneficiarán de la fragilidad emocional que el enamoramiento encierra para nutrir el ego. Así, la relación de los implicados -incapacitados para dominarse y darse- involucionará en una <<amistad con derechos>> desbordada en una sensualidad desordenada que inquieta el corazón, nublando la razón, para contentarse con las migajas que el placer ofrece.

Ser “amigo con derechos” es injusto para ti y para él/ella; si te encuentres en esa situación, purifica tu vínculo afectivo y permite que el AMOR enderece lo torcido de tu relación y la encamine “derecho” a la alegría que el verdadero amor promete.

Jóvenes en acción

Virginia Arana Ruiz (Miembro de OBCIFA)