domingo, enero 20, 2019
Home > Espiritualidad > La herencia de la fe

La herencia de la fe

El domingo pasado hemos concluido el Tiempo de Navidad con la fiesta del Bautismo de Jesús, siendo ya joven adulto, de 30 años, y a punto de iniciar su vida pública.

Esta fiesta nos hace rememorar nuestro propio bautismo. Por esa razón el Papa suele bautizar algunos niños y nada menos que en la solemne Capilla Sixtina. Celebración que, así, es enmarcada por las grandiosas pinturas en techo y muros de artistas ilustres, sobre todo Miguel Angel.

En dicha celebración, el Papa Francisco ha valorado a cada niño bautizado como un prodigio de la fe, como un anillo de la cadena de la fe: el que es bautizado, años más tarde traerá otro niño a bautizar. La fe es el mejor regalo, la mejor herencia que se puede dar a los hijos.

Yo reconozco el aprecio que se tiene al bautismo y demás sacramentos en muchas familias. Es bueno tomar en cuenta las palabras del Papa, celebrando el tesoro de la fe como la mejor herencia a los hijos, mucho más que lo material.

De hecho el regalo de la fe ayuda a redimensionar otros regalos, en lo material, afectivo, intelectual.

Con la luz gozosa de la fe, contemplamos agradecidos y motivados la presencia de Dios constantemente a lo largo del día y dondequiera que estemos.