viernes, marzo 22, 2019
Home > Análisis > Sobre creencias religiosas

Sobre creencias religiosas

Hace pocos días, cayeron, en mis manos, unas páginas de un Diario nacional, sueltas en un asiento del tren en el que yo viajaba. Me sorprendió: en tres largas columnas, trataba sobre cuestiones religiosas, de “vivir sin creer”, de “geografías” espirituales, para negar la Fe del pueblo. Me pregunto: ¿Por qué el interés de escribir sobre creencias, quien, al parecer, no cree en nada? Según el último barómetro del CIS, “el 69,8% se declaran católicos. Además 10 millones asisten regularmente a Misa”, y habría que sumar “muchos otros que no pueden asistir a la parroquia y optan por seguir las celebraciones a través de la televisión pública”, con “una cuota media de espectadores de un 6,6 por ciento frente al 2,6 de la cadena” (ABC, 19-3- 2017). ¿Y los que, sin ir a misa por distintas causas, ni oírla en televisión, acostumbran a rezar? Son legión.

Sí, hay mucha gente con Fe religiosa, que se priva de sus ocios o deja sus negocios para asistir a misa los domingos; mucha gente que sabe que, al final de esta vida, Dios nos espera y nos juzgará en el amor; mirará nuestro aprovechamiento o despilfarro de los dones que nos dio para nuestro bien y el del prójimo en esta vida terrena. Me da la impresión de que quien así escribía, piensa o quiere hacer pensar que la Fe se ha extinguido. Los domingos, las iglesias de la ciudad están atiborradas de fieles, excepto en verano, que casi se vacían y se llenan las de los pueblos. El corazón de tantos hombres sensatos, siente que hay algo más allá de lo que aquí vemos y tocamos; sabe que existe Dios. De la Fe brota la Esperanza y el Amor, que sale de saberse hermano de todos, hijos de un mismo Padre celestial. Las tres virtudes teologales van de la mano y ahogan el vacío profundo y la tristeza existencial. Quien cree encuentra motivos para vivir, y razones serias para ser feliz. Quizá, por eso, me dijera un hombre de negocios: “me dais envidia los que tenéis fe”.

Por Josefa Romo