miércoles, abril 24, 2019
Home > Análisis > Categoría pendiente > Entrevista virtual a Benedicto XVI

Entrevista virtual a Benedicto XVI

Image

Recoge lo principal de todos sus discursos en Turquia.

 

Esta noche he tenido un sueño. Me encontraba en el avión de vuelta a Roma tras pasar unos inquietantes días en Turquía acompañando a Benedicto XVI y me ofrecían la posibilidad de realizar una entrevista al Santo Padre.

¿Cómo me iba a negar? Estas oportunidades ocurren una vez en la vida y, sin pensármelo dos veces, me puse en marcha.

Nadie duda que, últimamente,  los viajes del Santo Padre provocan una cierta polémica. La ignorancia religiosa de muchos, unida a la descalificación, los malentendidos  y la manipulación de sus discursos, hacen que  realizar esta entrevista, con más o menos acierto, sea una ocasión para reflejar los puntos fundamentales de los discursos  de Benedicto XVI pronunciados estos días en Turquía.

No me planteo profundizar en la importancia de  gestos, miradas o sonrisas que  han hecho de esta visita un acercamiento fraterno de gran valor ecuménico; sólo quiero poder ofrecer un pequeño extracto de su pensamiento, que nos dará la oportunidad de entender, aunque sólo sea de refilón,  el lema escogido por Benedicto XVI para este viaje: “Cristo es nuestra paz”.

-¿Para qué ha querido venir a Turquía?
Para “…ser huésped de Turquía como un amigo y como un apóstol del diálogo y de la paz”.

-Santo Padre, ¿cuál ha sido el  principal objetivo de su viaje?
Como dije antes de salir de Roma, el objetivo es "el diálogo y el compromiso común por la paz”.

-¿Qué puntos en común existen entre Cristianos y musulmanes?
“Cristianos y musulmanes,….apuntan hacia la verdad del carácter sagrado y la dignidad de la persona… esta es la base para la cooperación en el servicio de paz entre las naciones y los pueblos, el mayor deseo de todo creyente y de todos los pueblos de buena voluntad”.

– ¿Podría concretar un poco más?
“Como hombres y mujeres de religión, nos desafía el ampliamente difundido anhelo de justicia, de desarrollo, de solidaridad, de libertad, seguridad, paz, defensa de la vida, protección del medio ambiente y los recursos del planeta”  

PAZ

-En todos sus discursos y homilías hay dos palabras que se repiten constantemente, paz y dialogo. Háblenos de paz.
¿Cuáles son los fundamentos necesarios para la paz?
“La paz verdadera necesita la justicia, para corregir los desequilibrios económicos y los disturbios políticos que siempre generan tensión y amenazan a toda sociedad”.

-¿Está pensando en algún conflicto concreto?
Si, en el “conflicto en Medio Oriente

-¿Qué les pediría a la comunidad internacional para resolverlos?
“que no abandone sus responsabilidades, haga todos los esfuerzos por promover el diálogo entre todos las partes implicadas, garantice el respeto por otros, mientras salvaguarda los intereses legítimos y rechaza el recurso a la violencia”

-¿La paz  trasforma al ser humano y al mundo?
San Pablo escribe que Cristo "hizo de dos pueblos uno solo, una afirmación que "puede extenderse, en ámbito analógico, a las relaciones entre los pueblos y las civilizaciones presentes en el mundo: Cristo vino a anunciar la paz… entre todas las naciones, porque todas proceden del mismo Dios"…. ¡Paz para toda la humanidad! ¡Que se cumpla pronto la profecía de Isaías (…) "¡No levantará espada nación contra nación ni se ejercitarán más en la guerra!

-Muchas veces acusan a la Iglesia por entrometerse en asuntos políticos, ¿Qué puede decir en su defensa?
“La Iglesia, como saben, ha recibido una misión espiritual de su Fundador y por lo tanto no tiene intención alguna de intervenir directamente en la vida política o económica….Sin embargo… desea hacer escuchar su voz en el debate internacional, de modo que la dignidad fundamental del hombre, especialmente del más débil, sea siempre honrada”.

-¿También cuando hablamos de paz?
"Todos necesitamos esta paz universal, la Iglesia está llamada no sólo a anunciar proféticamente esta paz, sino a ser su "signo e instrumento". En esta perspectiva de pacificación universal, se hace más profunda e intensa la aspiración hacia la comunión plena y la concordia entre todos los cristianos

-¿Qué problemas comunes  encuentran todos los cristianos?
"En particular la pobreza, las guerras y el terrorismo, así como las diversas formas de explotación de los pobres, emigrantes, mujeres y niños.

-Parece que musulmanes y católicos tienen intención de trabajar juntos por la paz, ¿En que puntos se van  a centrar estos trabajos de colaboración?
“ Estamos llamados a emprender juntos acciones en favor del respeto de los derechos humanos, de cada ser humano, creado a imagen y semejanza de Dios, del desarrollo económico, social y cultural".” Por encima de todo queremos afirmar que la matanza de inocentes en el nombre Dios es una ofensa a El y a la dignidad humana. Todos debemos comprometernos en un servicio renovado al ser humano y en la defensa de la vida humana, de toda vida humana".

DIÁLOGO

–  ¿Qué aspectos fundamentales separan el entendimiento de la Iglesia ortodoxa con la Iglesia católica en estos momentos?
 "El tema del servicio universal de Pedro y sus sucesores  dio desgraciadamente, origen a nuestras diferencias de opinión, que esperamos superar, gracias también al diálogo teológico reanudado hace poco".

-¿Cómo  definiría su encuentro con  Su Santidad Bartolomé I en la Catedral Patriarcal de San Jorge?
De “alegría… por nuestro compromiso en trabajar por la plena unidad de católicos y ortodoxos….sobre el fundamento del amor recíproco…con la esperanza de que este encuentro "refuerce nuestro afecto recíproco y renueve nuestro compromiso común de perseverar en el itinerario que lleva a la reconciliación y a la paz de las Iglesias".

-¿Qué se necesita para fundamentar esta cooperación basada en el dialogo?
“El auténtico diálogo entre cristianos y musulmanes, basado en la verdad inspirada en el sincero deseo de conocernos mejor los unos a los otros, respetando diferencias y reconociendo lo que tenemos en común(…) para que juntos puedan “procurar y promover unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres” (Nostra Aetate, 3)”.

– En su encuentro con  Su Santidad Bartolomé I han lanzado un mensaje común a la unión Europea, ¿nos lo podría recordar?
"Los actores de esta gran iniciativa no dejarán de tener en cuenta todos los aspectos que conciernen a la persona humana y sus derechos inalienables, sobre todo la libertad religiosa, testigo y garante del respeto de todas las demás libertades. En toda iniciativa de unificación, las minorías deben ser protegidas, con sus tradiciones culturales y las características propias de cada religión".

-¿Tan preocupante es la secularización de Europa?

"El proceso de secularización ha debilitado la consistencia de esa tradición, que incluso se cuestiona y rechaza. Frente a esta realidad estamos llamados, junto con todas  las otras comunidades cristianas, a renovar la conciencia de Europa acerca de sus raíces, valores y tradiciones cristianas, dándoles nueva vitalidad…. Las divisiones existentes entre los cristianos son un escándalo para el mundo y un obstáculo para la proclamación del Evangelio".

-¿Cómo ha entendido  el patriarca  armenio, Su Beatitud Mesrob II, su oferta de unidad entre los cristianos?

“Tal y como dijo el doctor de la Iglesia Armenia del siglo XIII Nerses de Lambron: "Ya que todos necesitamos la paz con Dios, hagamos que su fundamento sea la armonía entre los hermanos”

A LOS FIELES

-Como un Padre que tiene la oportunidad de visitar  a sus hijos, ¿Cuál ha sido el mensaje que ha querido trasladarles?
"Queridos hermanos y hermanas , con esta visita he querido que sintierais el amor y la cercanía espiritual, no solamente míos, sino de la Iglesia universal a la comunidad cristiana que aquí, en Turquía, es efectivamente una pequeña minoría y afronta un día tras otro no pocos retos y dificultades".Os invito a recordar el Magnificat de María, "con alegría, incluso cuando estamos sometidos a dificultades y peligros, como atestigua el hermoso testimonio del sacerdote romano Andrea Santoro (asesinado en febrero mientras rezaba en una iglesia de Trebisonda n.d.r), al que recuerdo en esta ceremonia".

-Permítame una pregunta muy personal, ¿Que sintió al cruzar el umbral de la Casa de la Madre Maria (El santuario de Meryem Ana Eví)?
Ante todo, di “gracias a Dios por "la maternidad divina de María",

-¿Qué puntos concretos quiso reflejar en su homilía ante fieles de diferentes comunidades de la ciudad y de diversos ritos de la Iglesia católica?
“La Iglesia "ha recibido la tarea de…. de transmitir a los hombres y mujeres de este tiempo una Buena Nueva que no solo ilumina sino que cambia su vida, hasta vencer la muerte. ¡Esta Buena Nueva no es solo una Palabra, sino una Persona, Cristo mismo, resucitado, vivo!"… "La misión de la Iglesia no consiste en defender unos poderes, ni en obtener riquezas; su misión es ofrecer a Cristo…el bien más precioso del ser humano que Dios mismo nos da en su Hijo".

DESPEDIDA

-¿Cómo se siente  al oír  El gobernador de Estambul darle las gracias  por «sus declaraciones sobre el Islam, que nos han hecho felices», alejando «demasiadas malas interpretaciones»?
“Ha sido una visita serena, gracias también a la colaboración de la población y espero que quede como signo de amistad entre los pueblos y las religiones”,

– Ahora que se acercan las fechas navideñas en las que se intercambian regalos, ¿Qué pediría al gobierno turco como muestra de buena voluntad?
“La libertad religiosa, institucionalmente garantizada y efectivamente respetada en la práctica, tanto para el individuo como para la comunidad, constituye para todo creyente la condición necesaria para su leal contribución a la construcción de la sociedad….Las autoridades civiles de todo país democrático están obligadas a garantizar la libertad  ( de culto y de conciencia)eficaz de todos los creyentes y permitirles organizar libremente la vida de sus comunidades religiosas…Esto implica …que las religiones no intenten ejercer poder político directo, ya que ése no es su territorio, y también implica que rechacen completamente el recurso a la violencia como expresión legítima de la religión”.

-Para finalizar, ¿Qué le gustaría decir al pueblo turco que cariñosamente le ha acompañado estos días?
Agradezco la "comprensión y la paciencia demostradas" en estos cuatro días, así como la "acogida especial recibida, también porque soy consciente de que mi presencia ha creado no pocas incomodidades para la vida cotidiana de las personas y de la ciudad".
«Una parte de mi corazón se queda en Estambul, en esta ciudad magnífica»

Gracias, Santo Padre