jueves, marzo 21, 2019
Home > Espiritualidad > Reflexión > ¡Señor, auméntanos la fe!

¡Señor, auméntanos la fe!

Reflexión dominical del 2 de octubre de 2016

En este domingo la liturgia nos invita a reflexionar sobre la fe y pedir al Señor (hasta con gritos): “¡aumenta mi fe!”.

  • El profeta Habacuc

Posiblemente el nombre corresponda a una planta, la albahaca.

Su libro es un diálogo entre el profeta y Dios.

Es posible que haya escrito a principios del siglo VII antes de Cristo.

El párrafo de hoy ha unido unos versículos del capítulo primero y otros del segundo.

En la primera parte el profeta grita a Dios: “¿hasta cuándo clamaré, Señor, sin que me escuches?… ¿por qué me haces ver desgracias?”

Por su parte el Señor le responde:

“Escribe la visión… grábala en tablillas, de modo que se lea de corrido… el injusto tiene el alma hinchada pero el justo vivirá por su fe”.

Este versículo último es el que más repetimos:

“El justo vive de la fe”.

Podemos encontrarlo dos veces en San Pablo (Rm 1,17; Ga 3,11) donde explica claramente que el contenido de esta fe de la que vive el justo es Cristo Jesús, nuestro Redentor que pasó por la muerte a la resurrección.

También la carta a los Hebreos (10,38) nos repite “el justo vive de la fe, pero si se arredra le retiraré mi favor”.

  • El salmo responsorial

Ya sabemos el sentido de la palabra “hoy” en la Biblia.

En Dios todo es un presente y para nosotros sus palabras cada día son nuevas.

Este salmo (94) nos invita a la conversión y nos urge para que sea hoy y no quiere que repitamos con nuestra vida las palabras del famoso soneto de Lope de Vega:

“Cuántas veces el ángel me decía:

Alma, asómate agora a la ventana,

verás con cuánto amor llamar porfía,

y cuántas, hermosura soberana

mañana le abriremos, respondía

para lo mismo responder mañana”.

Medita: Ojalá escuches “hoy la voz del Señor: no endurezcas tu corazón”.

No imitemos a tantos seres humanos que a través de la historia rechazaron a Dios “aunque habían visto sus obras”.

  • San Pablo

Escribiendo la segunda carta a Timoteo nos deja unas frases muy bellas en este día en que meditamos sobre la fe.

En primer lugar, sabemos que Pablo ha puesto toda su fe en Jesucristo. Para él “Jesucristo es el primero en todo”, por eso en el versículo anterior a la segunda parte de la lectura de hoy, le dice con toda alegría a Timoteo: “sé de quién me he fiado”. “Estoy persuadido de que tiene poder para velar por mi depósito (la fe)”.

Y él a continuación pide a Timoteo: “ten por modelo las palabras sanas que has oído de mí en la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús”.

Quiero recalcar que medites cómo para Pablo Jesucristo es la única clave de su vida. Por eso añade a Timoteo: “vela por el precioso depósito con la ayuda del Espíritu Santo que habita en nosotros”.

Qué maravilla, amigo, pensar en la inhabitación del Espíritu Santo dentro de ti y cómo Él es el que te mantiene en la fe.

  • El Evangelio

Buena oración para nosotros en este día de la fe.

Los apóstoles, un buen día, no sabemos por qué motivo, le dicen a Jesús una oración simple que nos vendrá bien repetir con frecuencia: “auméntanos la fe”.

La respuesta de Jesús va más allá de la petición de los apóstoles: “si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: arráncate de raíz y plántate en el mar”.

Con esto enseña Jesús que, si nuestra fe en Dios fuera auténtica, haríamos milagros inimaginables.

La comparación entre la fe y la mostaza parece extraña, pero más difícil parece que de algo tan pequeño e insignificante, como los granitos de mostaza que comen mis canarios cada día, pueda salir un arbolito en el que aniden los pájaros.

Lucas presenta a continuación una especie de parábola que no tiene que ver con el tema de hoy, en la que nos dice que cumplamos con nuestro deber sin ningún tipo de orgullo y ni siquiera esperar recompensa, por eso al terminar nuestras obligaciones debemos decir en humildad: “somos pobres siervos, hemos hecho lo que teníamos que hacer”.

Que nos quede como recuerdo de este día vivir una fe profunda acompañada de la humildad.

 

José Ignacio Alemany Grau, obispo