jueves, septiembre 20, 2018
Home > Familia > Navidad, tiempo de dar

Navidad, tiempo de dar

A pocos días de que sea el día de navidad ya se siente en el ambiente la necesidad de comprar regalos y de gastar y gastar.

Y para nuestros niños también es una época de muchas ilusiones y de ganas de recibir, pero es importante que también enseñemos a nuestros hijos que es mejor y más satisfactorio dar.

La sociedad nos trata de imponer el consumismo y el egoísmo pero nosotros debemos remar contracorriente y educar a nuestros hijos en la generosidad y el dar a los demás, por eso aquí te dejo mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. Que no se aferren a sus cosas.

La felicidad no puede estar puesta en el tener, ya que los bienes materiales van y vienen de forma impredecible y si ponemos nuestra felicidad en ellos, también esta será pasajera.

Siempre es mejor poner nuestra felicidad en las cosas que son gratis en la vida, las que Dios nos da por su infinita misericordia. La sonrisa de un amigo, la caricia de mamá o papá, la palmada de un hermano, la satisfacción de hacer bien las cosas, deben ser más un motivo de felicidad que tener muchas cosas.

Y esto se lo debemos transmitir a nuestros hijos para que desde pequeños, pongan su felicidad en lo trascendente.

Si nuestros hijos ya están más grandes, en necesario platicar con ellos para invitarlos a cambiar de forma de ver la vida, así, su felicidad será cada vez más plena.

SEGUNDO. Enséñalos a compartir.

Siempre es mejor comenzar desde que están pequeños, con acciones muy sencillas como enseñarles a qué presten sus juguetes o que compartan de los alimentos que están comiendo.

Cuando están pequeños es más fácil, cuando están más grandes costará un poco más de trabajo, pero es algo que se puede alcanzar con perseverancia y disciplina de parte de nosotros, pero no una disciplina tajante, sino una disciplina con amor.

Nuestros hijos deben aprender a vivir la generosidad y el compartir con los demás de manera natural y cotidiana.

Muchas veces me preguntan ¿que hacer si ya están nuestros hijos acostumbrados a no compartir? Pues comenzar paso a paso y armarnos de paciencia porque formar los hábitos y más aún, las virtudes; es labor de todos los días y se logra con el tiempo. Debemos ser constantes.

TERCERO. Que valoren más la intención.

Muchas veces la sociedad nos impone estándares que son muy difíciles de alcanzar ya que implican un gasto fuera de nuestras posibilidades.

Debemos lograr que nuestros hijos valores la intención con que se les da un regalo y no tanto el costo del mismo.

Esto si es ir contracorriente porque la sociedad, precisamente, es lo que nos quiere imponer, que entre más vale lo que te dan, más te quiere la persona y esto es totalmente falso.

Un regalo hecho a mano vale mucho más que algo comprado.

Que nuestros hijos valoren las cosas por lo que son y no por lo que cuestan también depende de nosotros. ¿Cómo es esto? Pues deben ver qué nosotros valoramos lo que ellos hacen, sus dibujos, sus creaciones, sus canciones y todo lo que sale de su corazón. Nuestro ejemplo será algo contundente para nuestros pequeños.

CUARTO. La caridad es esencial.

En este punto debemos hacer que nuestros hijos se enseñen a dar no solo lo que les sobra, sino también lo que aún está en buen estado pero que saben que le será de más utilidad a alguien más.

Para esto podemos comprar galletas o fruta y hacer bolsitas con ellos y traerlos en el carro para darlos a las personas que se acerquen a limpiar el parabrisas o a pedir limosna.

Otra opción muy buena es traer en la cajuela los suéteres y chamarras que ya no nos quedan para compartirlos con quienes están pasando frío.

Para nuestros hijos este ejercicio será muy bueno pues los acerca a la realidad y los hará valorar lo que tienen.

Y QUINTO. Que nuestro ejemplo los inspire.

Nuestros hijos no nacen sabiendo cómo deben actuar por lo mismo es muy importante que aprendan de nosotros. Nuestro ejemplo debe ser un estímulo para hacerlos crecer y ser mejores.

Ellos deben aprender que nosotros estamos siempre dispuestos a dar sin recibir nada a cambio.

Por Silvia del Valle
@SilviaMdelValle
@smflorycanto