jueves, octubre 18, 2018
Home > Defensa de la vida > Ella es la luz brillante que se encendió en la situación más horrible

Ella es la luz brillante que se encendió en la situación más horrible

Estimados amigos, una colaboración que nos ha llegado esta semana. Nos la escribe una bloguera nuestra americana, aunque prefiera el anonimato. Como siempre, muchas gracias por vuestra atención y un abrazo lleno de vida.

David

Fue en el comienzo de mi penúltimo año de estudios. Yo era una adolescente normal de 16 años. Durante el verano, mis padres renovaron sus votos matrimoniales, lo que fue como una segunda boda para ellos. Disfruté yendo al lago donde vivía mi tío. Salí con mis amigos, disfruté de mi familia unida y estaba deseando comenzar otro año escolar. Las citas no me interesaban porque estaba muy concentrada en mis amigos, familia y estudios. Todo eso cambió cuando fui atacada y violada por un delincuente sexual convicto.

En octubre de 2016, estaba pasando la noche en una casa que estaba  detrás de la mía. Conocíamos a esta familia desde hacía 8 años. Mi amigo era un año mayor que yo. Su hermana mayor, Paige, de 25 años, se ofreció a llevarnos a dar un paseo y a reunirnos con  unos familiares. Tan pronto como llegamos a la casa de su familia, había un par de hombres mayores allí, y yo estaba muy incómoda, rogándole tres veces que nos llevara a casa.

Prefiero no entrar en detalles de esa noche horrible, pero resultó que uno de estos hombres de 32 años, Shane R. Rodgers, me violó. Después de eso, nunca fui la misma. Mis padres sabían que algo iba mal. No quería ir a la escuela. No quería salir de la cama ni ir a ningún lado. No podía dormir sin mi luz encendida y nunca quise estar sola. Sufrí miedo y vergüenza, pero no conté nada.

Sabía que el embarazo era una posibilidad, pero me sentí aliviada cuando seguí teniendo mi ciclo regular. Sin embargo, unos seis meses después de la violación, comencé a sentir un movimiento distinto en mi abdomen. Entonces, un amigo y yo fuimos a la tienda y compramos una prueba de embarazo que resultó positiva. Yo era virgen cuando fui violada y nunca tuve relaciones desde entonces, pero supe de inmediato lo que esto significaba. Fui a visitar a  la vecina de 25 años que me había llevado a la casa esa noche y le dije que estaba embarazada. Paige me llevó a una clínica que confirmó mi embarazo.

Esa noche, se lo dije a mi mamá, pero Paige me había convencido de que contara que me había violado un extraño, porque ella también tenía miedo de meterse en problemas. Yo era ingenua y no sabía que ella me había preparado la encerrona todo el tiempo para entregarme a su primo (con quien estaba teniendo relaciones sexuales) que era un abusador de menores condenado que ya había ido a la prisión por intentar violar a una niña de 11 años. Pensé que estaba tratando de protegerme, mientras que yo era sólo un simple peón en su juego enfermo y retorcido.

Mi madre se sorprendió, pero me mostró amor y apoyo. Se lo dijimos a mi papá cuando llegó a casa del trabajo a la mañana siguiente y me derrumbé y terminé explicándole toda la verdad. Mi padre estaba, por supuesto, furioso, y llamamos a la policía. El violador fue arrestado esa misma noche, y me alegra decir que ha estado en la cárcel desde entonces.

De hecho, acaba de ser sentenciado por la juez Margaret Noe en el condado de Lenawee con un acuerdo de culpabilidad por conducta sexual criminal de tercer grado, y cumplirá los 6 años restantes de su sentencia anterior, más otros 5 ó 10 años por violarme. Nunca pensé que compartiría mi difícil historia públicamente pero, después de ver los comentarios durante la cobertura informativa de su sentencia, siento que necesito hablar y no permanecer en silencio por más tiempo. Este hombre admitió en la Corte lo que él me hizo: Admitió que no fue una relación sexual consensual y que mi vecina me atrajo a la casa. Pasé por un infierno y nadie más que yo lo entenderá. Cuando me di cuenta de que la gente estaba defendiendo a un hombre que podía hacer algo tan horrible y continuar sin ningún problema, me dolió tanto que decidí contar mi historia.

Ninguna niña merece ser violada. Nunca es su culpa. Claramente, este hombre ha sido un depredador sexual durante mucho tiempo y ahora sé que Paige no sólo me engatusó a mí sino  también a muchas otras chicas.

En cuanto a mi hija, ella es todo para mí y ella es la que me está ayudando a superar el trauma de la violación. He estado estudiando en casa para sacar mi último año. No voy a ir a mi fiesta de graduación. No me graduaré con todos mis compañeros. Nos mudamos porque mis vecinos me atormentaron después de ir a la policía. Toda mi vida ha cambiado, sin embargo, mi hija no tiene la culpa, como la juez Noe señaló en la Corte en su sentencia cuando dijo: “El niño no tiene nada que ver con el  delito del violador”. Ella mostró mucha compasión por mí y mi hija y me conmovió mucho todo lo que  dijo.

Mi niña es mi heroína. Si no hubiera sido por ella, este abusador de niños todavía estaría libre violando a otras chicas. Y haré cualquier cosa para proteger a mi hija. No estaría aquí hoy si no fuera por ella. Y no obtendría justicia sin ella.

El otoño pasado me horroricé cuando vi que un juez en el condado de Sanilac, Michigan, dio la custodia legal conjunta y visitas acordadas a otro abusador de niños condenado dos veces y temí que un juez hiciera lo mismo una vez que mi violador salga de prisión. Su familia ya estaba tratando de enviarme solicitudes de amistad en las Redes sociales y necesitaba estar segura de que mi hija estaría siempre a salvo de todos ellos.

Entonces, mi madre se puso en contacto con el abogado que había representado a la madre en el condado de Sanilac y finalmente la protegió a ella y a su hijo del violador. La abogada Rebecca Kiessling, concebida en una violación, aceptó llevar mi caso gratis también, y me explicó la ley aprobada en el verano de 2016 que tenía como objetivo proteger a las mujeres como yo que quedamos embarazadas por violación.

Afortunadamente, en su sentencia en el condado de Lenawee, Shane Rodgers firmó los dos documentos judiciales clave que necesitábamos que firmase: El juicio de paternidad y la orden de revocación de la paternidad (como exige la Ley de Custodia de Menores por Violación de Michigan). Descubrió que la Juez Theresa Brennan en el Condado de Livingston no sólo firmará la orden de consentimiento, sino que también solicitará a mi abogado que presente una moción al respecto. Estoy muy asustada. Pensé que sería simple si  aceptaba la terminación de sus derechos parentales. Sólo quiero que termine todo esto, así podré tener la tranquilidad de que, pase lo que pase en el futuro, ya sea que salga de prisión, con respecto a su familia, o si algo me sucediera, mi hija estará segura y protegida por los tribunales.

Algunas personas piensan que tomé la decisión equivocada al quedarme con mi hija. Algunos incluso intentaron convencerme de que la diera en adopción. Fue una decisión difícil para una adolescente, pero mi hija ha sido la luz brillante que salió de la situación más horrible.

Nada puede compararse con la primera vez que sostuve a mi hija en mis brazos. Sabía que ella era inocente en todo esto. Nunca olvidaré que ella me ayudó a hacer justicia para las dos.

Todavía estoy sanando del agravio que sufrí y aún tengo problemas para enfrentarme a lo que me sucedió y sé que me acompañará  el resto de mi vida, así como también la de mi hija. No quiero que nadie pase lo que yo pasé y quiero alentar a cualquiera que le pase: Sí, puede ser difícil, pero no dude en pedir ayuda o hablar. No te avergüences de lo que te pasó.

Realmente, estoy agradecida a los legisladores de Michigan que aprobaron esa ley para que el violador no tenga ningún contacto con mi hija.

Por Malia

BIO: “Malia” es una estudiante de 17 años que está a punto de graduarse y es madre de una niña, concebida en una violación. Ahora es bloguera pro vida para Save The 1 y quiere ayudar a otros sobrevivientes de violación.

salvarel1.blogspot.com