Home > Defensa de la vida > Mi madre no dudó en tenerme a pesar de los terribles augurios. Sin embargo, yo aborté y ahora me arrepiento.

Mi madre no dudó en tenerme a pesar de los terribles augurios. Sin embargo, yo aborté y ahora me arrepiento.

Por Kristina Lynch

Corría el año 1969. Mi mamá y mi papá llevaban casados 15 años y tenían una hija de 12 años. Habían decidido que no querían tener más hijos. Mi madre fue a ver a su médico por lo que pensó que podría ser la gripe, pero resultó que estaba embarazada de mí. A los 44 años de edad, se consideraba que era bastante mayor para estar embarazada, especialmente en aquel entonces. Como se puede imaginar, fui una gran sorpresa para ellos.

La doctora le habló de muchas posibles complicaciones y le aseguró que si continuaba con el embarazo tendría un “bebé con Síndrome de Down”. El personal médico le recomendó a que me abortara. Pero ella no tenía ninguna duda de que me tendría sin importar el diagnóstico del médico.

Cómo me gustaría que todavía estuviera aquí para responder a mis preguntas, pero falleció hace dos años a la edad de 91 años, el 19 de enero de 2017. Pero siempre dijo que yo era un regalo de Dios y que estaba agradecida de que le diera un bebé doce años después de tener a su primera hija, mi hermana Robin. Imagínate, doce años, no hay control de la natalidad, no hay tratamientos de fertilidad, sólo el tiempo de Dios. Eso es lo que falta en estos días: una gratitud y admiración por Dios nuestro Creador. Por eso es tan fácil para las mujeres subirse al carro de la “elección”.

A pesar de que crecí oyendo explicar mi propia historia de nacimiento, no heredé la fuerza de carácter de mi madre cuando quedé embarazada a la edad de 19 años. Soltera, vivía con mi primer novio que me dijo que pagaría el aborto. Estaba confundida, aterrorizada e insegura sobre qué hacer. Mis padres nunca me enseñaron realmente que estaba mal vivir con mi novio, y nunca me juzgaron por eso; sin embargo, en lo que respecta a este embarazo, me avergonzaba y temía decírselo a mis padres. Aparte de mi propia historia, mis padres nunca hablaron realmente sobre el aborto.

En mi círculo de amigos, se consideraba que el aborto no era algo bueno, pero estaba allí si lo necesitabas. En ese momento, realmente no sabía qué pensaba sobre el aborto, pero definitivamente me había influido creer que poder elegir era lo mejor. Mi mejor amiga que ya había abortado me llevó a la clínica.

La primera vez que entré, me hicieron otra prueba de embarazo para confirmar los resultados y luego me programaron para el aborto. Recuerdo que estaba muy confundida porque todo sucedió en un día. Durante la espera, estaba bastante callada, bebiendo y fumando mucho, y adormeciéndome. Mi novio y yo realmente no hablamos y nos mantuvimos alejados el uno del otro.

Llegó el día. Mi amiga que me llevó a la clínica la primera vez me acompañó de nuevo. Aparcamos lejos de la clínica y cuando entramos, había mujeres en fila pidiéndome que no entrara. No habían estado allí en mi primera visita y fue impactante y aterrador verlas llorando y gritándome, porque me sentí culpable. Había una parte de mí que no quería hacerlo. Me educaron en la fe católica y una parte de mí sabía que estaba mal, pero había otros a mi alrededor que me decían que estaba bien. Mi amiga ciertamente no estaba lista para lidiar con su propio aborto y no le gustaba verlos allí, así que corrimos a las puertas de la clínica tan rápido como pudimos para evitar a estas mujeres.

Una vez dentro de la clínica de abortos, el personal era robótico y frío, pero el médico estaba alegre como si disfrutara de lo que hacía. Parece tan sádico ahora. En la camilla, me metieron en una habitación grande donde podía escuchar a otras mujeres cerca, separadas por cortinas. Podía oírlas hablar, podía oírlas llorar.

Cuando el sedante se disipó, me levanté y comencé a reír. Había otras chicas despertándose también en la misma habitación. La risa es un efecto secundario del sedante. Mirando hacia atrás y con la sabiduría que Dios me ha dado ahora, era maldad e influencia demoníaca, diría yo. Busca la palabra Pharmakeia. Significa “brujería relacionada con las drogas, como la práctica de las artes mágicas”. Eso me parece una descripción más adecuada.

Tras el aborto, me hundí en una profunda depresión. Poco después del aborto, mi novio y yo terminamos y me mudé con mis padres. No les dije a mis padres lo que había hecho y no hablé con mis amigos al respecto porque sólo quería olvidar. Pero sentí una oscuridad que lo abarca todo. Nunca me había sentido tan mal. Tenía mucho odio a mí misma. Mi madre vio mi nivel de depresión y me sugirió que viera a mi médico.

Todavía avergonzada, ni siquiera le dije a mi médico que había abortado así que no tenía idea de lo que realmente estaba pasando. Me recetaron Prozac y medicamentos para ayudarme a dormir. Nada ayudó y la oscuridad sólo me envolvió más y más. Sola en mi habitación contándolas una a una, tomé 30 pastillas para dormir de una vez.

Por alguna razón, llamé a mi mejor amiga para decirle adiós. Ella me escuchó arrastrarme e inmediatamente se puso en contacto con mi madre y me enviaron una ambulancia. En la sala de emergencias, me dieron carbón activado para inducir el vómito. Es un sabor horrible y debes beberlo si no quieres que te bombeen el estómago. Me ingresaron en el hospital un par de días y, nuevamente, no le conté a nadie el aborto, a pesar de que me hicieron las preguntas habituales sobre si hubo algún cambio reciente en mi vida.

Durante los siguientes 13 años, peleé con esos demonios, tomé medicinas, drogas y alcohol.

En agosto de 2001, viajé con un amigo a la ciudad de Nueva York. Unas pocas semanas después, sucedió el atentado del 11 de septiembre. Fue impactante y surrealista. No pude entender cómo sucedió ni por qué hay maldad en el mundo.

Una recepcionista de la oficina en la que trabajaba me había estado invitando a la iglesia, así que comencé a hacerle preguntas. Hicimos planes para reunirnos para tomar el té al otro lado de una librería “espiritual”. Un día fui con tiempo y compré un libro sobre cada religión. Estaba buscando una respuesta a mis grandes preguntas.

Cuando se los enseñé, mi compañera de trabajo me preguntó si había comprado una Biblia. ¡Sí! Estaba en el maletero de mi coche. Ese mismo día, había ido a hacer un recado para mi jefe a Costco y vi las Biblias apiladas, así que cogí una. Esta compañera de trabajo me dijo que devolviera todos los otros libros y que todo lo que necesitaba era la Biblia. Recuerdo que me sorprendió que dijera eso, y no devolví los otros libros porque quería descubrir estas cosas por mí misma.

Sin embargo, durante las siguientes semanas, me encontré leyendo la Biblia. Una noche, sentándome tarde, comencé a ver un programa de televisión que me llamó la atención. Era un hombre hablando en un gran estadio. Su nombre es Greg Laurie y fue un evento llamado Harvest Crusade. Él hablaba de Jesús y yo me preguntaba: “¿Quién es Jesús?” ¿Cómo me criaron en la fe católica y no me enseñaron quién es Jesús?

Una vez más me puse en contacto con la recepcionista que ahora era mi amiga y le hice más preguntas. Sugirió unirse a un estudio bíblico para mujeres. Finalmente, lo hice. Hubo varios estudios diferentes que llevaron a recibir el bautismo. Luego llega un punto en el que escribes todos tus pecados y puedes compartirlos con otra persona si así lo deseas, pero el propósito del ejercicio fue ayudarnos a comprender qué es el pecado y darnos cuenta de que los pecados han sido perdonados.

No necesitaba que nadie me dijera que el aborto era un pecado. Ya lo sabía. Por primera vez, escribí este pecado mío en un pedazo de papel y lo compartí con la mujer con la que me asociaron para el estudio. Sentí alivio al sacarlo. Ella respondió con amabilidad. Oramos juntas. No hubo condena, simplemente, “¿no es sorprendente que podamos ser perdonados?”

Poco después de ser bautizada, tuve una conversación con otra joven que también había sido bautizada, y me sorprendió escucharla decir que sentía que el aborto era una decisión de la mujer. Me sorprendió que ella pensara así después de todo lo que acabábamos de oír, que fuimos hechos a la imagen de Dios, y tras haber recibido el Bautismo.

Ahora soy una mujer distinta que emplea su voz para decir a las jóvenes que están viviendo una terrible mentira. El aborto nunca debe ser una opción. Es una cosa horrible animar a las mujeres a hacerlo. Arruinará tu vida en muchos niveles. También estoy aquí para decirles que, si ya han cometido ese error, hay alguien que traerá el perdón, y su nombre es Jesús.

Todavía había una persona más a la que necesitaba confesar mi aborto: mi madre. Entré en su habitación, pregunté si podíamos hablar y le dije que tenía algo importante que decirle. Lloramos, nos abrazamos y le pregunté si pensaba que Dios me perdonaría y me dijo: “Sí”. Ella era muy indulgente, cariñosa y amable. Fue un momento tierno y no del todo lo que había temido durante tantos años.

Estoy muy agradecida de que mi madre no escuchara a los médicos y que me diera vida. Aunque yo no hice la misma elección en mi vida e hice algo tan horrible como abortar, mi madre me amaba y me apoyaba. Ahora cuento mi historia porque veo lo importante que es para las mujeres jóvenes entender el valor de la vida, como lo valoro hoy en día y lo destructiva que es la decisión de abortar tanto para el bebé como para la madre.

BIO: Kristina Lynch es dueña de una pequeña empresa. Reside en la costa central de California con su esposo, dos gatos y un pollo. Sus intereses incluyen la búsqueda de tesoros para su negocio de reventa, hacer manualidades y pasar tiempo en su jardín y caminar por el paseo marítimo. Es voluntaria en el Colectivo Juvenil local de niños de secundaria y preparatoria, así como en el Club de Buenas Noticias que enseña a los niños de primaria quién es Jesús. y ahora también es bloguera provida de Save The 1 http://www.savethe1.com  (Salvar El 1)

Por David Arboix / Salvar El 1