¿El pecador es mero animal?

“¡Animal!”, brota de muchos labios para reprender y corregir al que se porta mal, como si el pecador fuese un bruto que no sabe lo que hace. Quien reprende se equivoca entonces: el pecador sí sabe lo que hace. Ahí está el ladrón, que derrocha ingenio en sus raterías. Se preocupa por aprender con...

Los seminarios: último baluarte de las humanidades

Estudié mi licenciatura en una universidad católica. Entonces en su tronco común abundaban las materias humanísticas como lo son las relacionadas con la filosofía y las artes. Se buscaba no sólo ofrecer a los estudiantes una profesión sino fortalecer su formación en las virtudes y los valores...

Viejos y nuevos clericalismos

Son muchos los clericalismos, unos añejos y otros muy nuevos. Surge la palabra por algunos clérigos que creen saber más en todos los asuntos que cualquier otra persona y por tanto pontifican al rudo hombre de campo o a la abuela sobre cómo ordeñar a la vaca o cómo untarle la masa a la hoja del tamal....

La ilimitada misericordia divina

Hace varios días, ya en temporada de Pascua, el cardenal Rivera habló a los periodistas sobre la ilimitada misericordia divina: Dios nos ofrece el perdón a todos y nos pide que nos perdonemos todos los unos a los otros. Coincidió su cristianísima instrucción con la aprehensión del exgobernador Javier...

Nuestra decadencia moral y cultural según Prada

A la modernidad se le suele asociar con el progreso, y en gran medida estoy de acuerdo. El desarrollo técnico, sanitario, científico, económico y aun político me permiten afirmarlo. Disfrutamos de una época en que las expectativas de vida, de ingreso económico, de goce del casi universal del desarrollo...

« Artículos anteriores Artículos siguientes »