Home > Defensa de la vida > Después de ser violada, mi hijo fue mi arcoiris, él era la luz al final del túnel

Después de ser violada, mi hijo fue mi arcoiris, él era la luz al final del túnel

Por Desere Olson

Nos conocimos cuando tenía 16 años. Acababa de regresar a casa desde el campamento militar y era amigo de una chica a la que yo conocía de toda la vida.

Nos quedamos despiertos hasta tarde y pasamos toda la noche hablando sobre nuestras historias de vida e incluso observamos el amanecer. Joven e ingenua, me enamoré instantáneamente y nos convertimos en pareja en dos días. Durante los siguientes meses, fue muy respetuoso y sentí que podía confiar en él para cualquier cosa. Ni siquiera puedo recordar por qué, pero terminé rompiendo con él después de estar juntos durante unos dos meses. No tuvimos contacto después de eso y, honestamente, dejé de pensar en él.

Dos años más tarde, estaba con mi amiga cuando recibió una llamada telefónica. Ella se emocionó mucho y colgó con una enorme sonrisa en su rostro. Uno de sus mejores amigos estaba en la ciudad y quería verla así que se dirigía a su apartamento. Unos 20 minutos más tarde, recibió un mensaje de texto que le decía que se encontrara con él abajo. Cuando llegamos allí, quedé en shock, me quedé sin palabras y sentí lo mismo que la noche que nos conocimos. Mi estómago estaba tan lleno de aleteos de mariposas que pensé que iba a desmayarme. Me sonrió y me abrazó. Luché contra las lágrimas y mis rodillas casi se doblaron.

Cuando se iba a ir a su casa me pidió que lo acompañara. No pude decir que no, y esa noche tuvimos relaciones sexuales.

Así que este novio perdido hace mucho tiempo volvió a ser mi pareja. Estaba tan feliz, estaba sonriente y en una nube todo el día. Me mudé a su casa casi al instante. Al principio era como en los viejos tiempos. Pronto descubrí que él era el chico del que estaba locamente enamorada.

Teníamos fiesta todas las noches, él siempre estaba bebiendo, y me di cuenta de que era un alcohólico. De hecho, me enteré de que la noche en que regresó a mi vida fue en realidad el día en que salió de rehabilitación y era un adicto a la cocaína. Era tan agresivo cuando bebía que me asustaba. No sé por qué, pero durante las fiestas él se iba al bar que estaba justo al lado de donde vivíamos.

Finalmente, después de aproximadamente un mes, me enojé con todo esto porque nunca pasaba una noche a solas con él, así que se lo reproché e instantáneamente su rostro se distorsionó y me golpeó.

Se disculpó, pero me dijo que no debería haber sido tan agresiva con él y que debería haberle abordado de una manera más respetuosa así que le dije que sería más amable la próxima vez que algo me molestara.

Éramos felices…  Bueno, pensé que éramos felices. Me convertí en una gran bebedora de whisky, lo bebía directamente de la botella. Él me compró mi propia botella cuando fuimos a la fiesta de un amigo. Él les decía a todos lo increíble que era su mujer, y me estaba incitando a que me bebiera la botella entera. Así que, para hacerlo feliz, lo hice y me desmayé.

Cuando me desperté, mi “alma gemela” estaba besándose con otra mujer en el sofá, no fue una noche divertida para mí. Después de eso, nunca fue respetuoso ni amable. Siempre fue rudo, todo fue mal, nuestras peleas, sexo, sesiones de entrenamiento… Todo fue doloroso.

Intenté pedir ayuda, pero nadie me escuchó. Así que me convencí de que tenía que dejar de ser tan dura con él. En el aniversario de nuestros tres meses me propuso matrimonio. En ese momento, estaba tan feliz y por supuesto, ¡dije que sí! Esa misma noche, decidimos que queríamos empezar a tratar de tener un bebé.

Él era un alcohólico y yo estaba tomando medicamentos para hacer frente a mi depresión. Los dos éramos también fumadores. Intentamos todas las noches tener un bebé, pero cuando me vino la regla, él me golpeó y me dijo que era culpa mía y que estaba eliminando la posibilidad de ser padre. Me dio una patada en el estómago y dijo que, si no me quedaba embarazada, habría consecuencias. Terminé aún más deprimida.

Una noche tuvimos una gran pelea: Se llamó a la policía, se cerró la fiesta, se despachó a todos, no se arrestó a nadie. Durmió en el dormitorio con la puerta cerrada, mientras yo dormía en el sofá. Podía oírlo roncar mientras yo estaba allí llorando hasta las 3:00 de la mañana.

Aproximadamente a las 6 am de la mañana siguiente, después de que sólo había dormido unas tres horas, salió de la habitación y me levantó del sofá. Le dije que me bajara, pero él me ignoró y me llevó al dormitorio y cerró la puerta.

Me clavó en la cama, sujetándome por mis muñecas. Le dije que me estaba lastimando, pero él me dijo que me callara. Dijo que quería una familia y que sería padre. Estaba llorando y rogándole que no hiciera esto. “Éste no eres tú”, le dije a él entre sollozos. Dijo que quería hacerle el amor a su esposa. Estaba tan asustada y me dolió.

Esta no fue la primera vez que sentí este dolor. Lo sentí a los 13 años cuando me violaron, pero esto era diferente. Éste era mi futuro esposo, el padre de mis futuros hijos. ¿Cómo puede ser esto amor? ¿Iba a ser éste mi futuro? ¿Esto iba a ser la vida matrimonial? Esto no era amor.

Estaba llorando y le rogaba todo el tiempo que se detuviera, que me dolía. Me dijo que dejara de ser tan dramática, que iba a hacer que los vecinos pensaran que algo malo estaba pasando. Cuando finalmente terminó, lo que sólo duró unos 20 minutos, aunque pareció una eternidad, me besó y se levantó. Cuando él se paró frente a la puerta, me acurruqué en la esquina contra la pared. Él sonrió, me dio mi ropa y me dijo que le encantaba cuando yo gritaba. Me sentí enferma.

Me vestí y le pedí que por favor me dejara ir. Se apartó del camino y salí corriendo del apartamento. Comencé a caminar, no iba a ninguna parte, solo caminaba. Pensé en el suicidio todo el día.

Llamé a nuestra amiga común llorando, diciéndole que me lastimó, que le tenía miedo y que ya no podía más. Ella me recogió y se dirigió a su apartamento. Le grité, pero ella me dijo que él sabía que la pelea era culpa suya y que quería disculparse. Salí del auto y me fui. Cuando me estaba yendo, la oí gritar que yo era una reina del drama y que él solo quería hacer lo correcto.

Caminé hasta la casa de mi tía y le envié un mensaje de texto diciendo que habíamos terminado. Llamó, pero me negué a contestar. Durante aproximadamente un mes, me estuvo siguiendo.

Un día, me desperté con calambres horribles, así que pensé que mi período estaba empezando. Una semana después, comencé a vomitar por el olor de unos huevos y mi periodo aún no había llegado. Mi tía me llevó a hacerme una prueba de embarazo. El resultado me rompió: estaba embarazada. ¿Embarazada? ¿Cómo podría estar embarazada? ¿De su bebé? ¿Qué me iba a pasar? Pero el aborto nunca fue una consideración para mí. Siempre supe que el aborto estaba mal.

Decidí que no podía contarle a nadie lo que pasó. Después de todo, esto es lo que queríamos, juntos, ¿verdad? Probablemente fue algo bueno no decírselo a nadie, porque nunca tuve que soportar que me sugirieran  abortar a mi hijo porque había sido concebido en una violación. Cuando finalmente reuní la fuerza para decirle que estaba embarazada, él no me creyó. Bromeaba con la gente que no era su bebé, que probablemente lo engañé.

Mi embarazo fue muy difícil. Me pusieron en reposo en cama después de haber estado en trabajo de parto prematuro varias veces. Ni siquiera podía ducharme.

Entré en labor de parto el 16 de julio de 2009 a las 35 semanas. Fui al hospital regular en la ciudad a la que solía ir, pero me rechazaron diciendo que no estaba de parto. Después de sentarme en casa durante horas, mi madre me llevó a otro hospital a 30 minutos de distancia. Confirmaron que estaba de parto, pero que necesitaba ir a casa y ayudar a mi cuerpo a progresar. A las 5 am de la mañana del 17 de julio, después de no dormir, desperté a mi madre y le dije que era hora de entrar. Fue un trabajo de parto muy largo. Su cabeza se atascó, por lo que necesitaron fórceps y cortarme para sacarlo.

Después de horas de trabajo, escuché el sonido más hermoso que he escuchado en mi vida: el grito de una vida nueva. Cuando lo pusieron en mis brazos, lloré y lo sostuve cerca. Le dije que lo amaba, que él era mi héroe y le dije: “Gracias”. Con lágrimas, le sonreí a este pequeño humano en mis brazos porque tenía una razón para vivir. Él me salvó la vida. Nunca más necesité los medicamentos. Sabía que mi hijo me necesitaba, así que tuve que quedarme en esta tierra.

Su padre biológico lo vio un par de veces después de que naciera, y luego me llevó a juicio para luchar por la custodia completa. Cuando perdió, nunca volvió a comunicarse, y después de un año sin contacto y sin manutención, sus derechos parentales fueron cancelados.

Unos 11 meses después de que naciera mi hijo, comencé a salir con un chico y, unos años más tarde, nos casamos y mi esposo adoptó a mi hijo. Sé que muchas personas usan la violación como una razón para abortar, pero creo firmemente en castigar a los violadores, no a los bebés. Después de ser violada, mi hijo fue mi arcoiris, él era la luz al final del túnel, era la manera de Dios de decirme que mi historia no ha terminado.

BIO: Desere Olson está casada, es ama de casa, tiene cuatro hijos y ahora bloguera pro-vida para Salvar el 1. Puedes seguirla en Twitter: @OlsonDesere

Por David Arboix / Salvarel1